Sábado 20 de Abril   08:23 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
TRISTÁN SUÁREZ

Femicidio en Ezeiza: un hombre confesó el asesinato

Mónica Cruz estaba desaparecida desde el viernes. Encontraron su cuerpo en un descampado de Cañuelas. Su ex novio reconoció el crimen y fue detenido.

La Policía encontró hoy el cuerpo sin vida de Mónica Cruz, una vecina de Tristán Suárez que había sido reportada como desaparecida el viernes pasado, envuelto en sábanas en un descampado de la localidad de Cañuelas. Cuando las autoridades fueron a buscar a su ex pareja, éste reconoció haber sido el autor del crimen y fue detenido. El femicida es el padre de dos de los hijos de Mónica. 

La mujer fallecida había denunciado al asesino tres veces luego de terminar su relación. La última vez fue el 1 de abril de este año, cuando además solicitó un botón anti pánico, que nunca se le entregó. Según informaron fuentes policiales a El Diario Sur, la causa de muerte sería por estrangulamiento. 

Una nueva víctima de femicidio: Mónica Cruz. 

Mónica Cruz vivía junto a sus hijos en el barrio San Andrés, de Tristán Suárez, y hoy a las 18 se iba a realizar una marcha hacia la comisaría de esa ciudad (2da de Ezeiza) para reclamar por su aparición. Minutos antes de que comenzara, la familia recibió la confirmación del hallazgo, lo que convirtió a la manifestación en una protesta con corte de calle y quema de neumáticos frente al destacamento policial. 

Hubo tensión y roturas menores en la comisaría por parte de vecinos y familiares, que descargaron su bronca contra la Policía por "no haber escuchado a tiempo a Mónica". También hubo heridos leves por los incidentes. 

Las palabras de Alan, uno de los hijos de Mónica. 

"Siempre la retuvo, la ahorcaba, le agarraba los brazos. Yo la saqué de eso muchas veces. La llevaba de noche a la esquina de mi casa para hacerle daño", explicó Alan (21), uno de los hijos de la vecina fallecida, en medio de lo que fue el reclamo en la entrada de la comisaría 2da de Tristán Suárez. "Mi mamá había pedido una perimetral pero él se acercaba igual. Los patrulleros lo agarraban, le decían dos palabras y lo dejaban irse, ni lo demoraban. Él por ahí nos mataba hasta a nosotros. A mi hermano de 17 lo trataba muy mal y yo siempre me callé la boca, hasta que me cansó, exploté y nos enfrentamos. Él era un psicópata", reconoció el joven entre lágrimas. 

Comentarios