JUDICIALES

Torturas en la cárcel de Ezeiza: confirman la condena de tres oficiales

Es por el caso Mendoza, ocurrido en 2007 dentro del penal. Había cinco agentes penitenciarios involucrados, pero dos fueron absueltos por la Justicia.
miércoles, 12 de junio de 2019 · 15:32

Las defensas de los penitenciarios Rubén Oscar Constantín, Sergio Hernán Giménez y Pablo Andrés Jara habían apelado las condenas que el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de La Plata les impuso por ser responsables de torturar a dos presos en la cárcel de Ezeiza, pero esta semana la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Javier Carbajo, rechazó esos pedidos y confirmó las condenas. 

Constantín, jefe de la sección Requisa de la Unidad Residencial II del Complejo de Ezeiza, fue condenado a seis años de prisión. Giménez y Jara, ambos miembros del cuerpo de requisa de la misma unidad, a cinco años. Otros dos penitenciarios fueron absueltos por los cargos que se les imputaban. 

Los hechos por los que fueron condenados datan del año 2007. Lucas Matías Mendoza y Claudio David Núñez, los dos convictos agredidos y torturados, estaban jugando a las cartas en el pabellón B del módulo II una noche de diciembre con otros dos presos de nacionalidad china. La partida terminó en una discusión entre reclusos y, como consecuencia, entre 10 y 15 agentes del Servicio Penitenciario llevaron a Mendoza y Nuñez a "la leonera", una celda aparte en la que los presos esperan cuando van a ser llevados a Tribunales. 

"Me llevaron con los pies esposados. En el piso me pegaron a más no poder con los palos. Después tuvieron el tupé de sacarme las zapatillas, las medidas y pegarme con un palo en los pies y apoyarme el palo en el ano. ¿Con que necesidad? Ya demasiado me torturaron psicológicamente, mentalmente, y encima ¿qué más quieren hacer? Faltaba, no sé, que me quiten la vida o algo más", relató Mendoza en marzo de 2018, frente al TOF 1 de La Plata. 

 

Nuñez y Mendoza no eran "dos presos cualquiera"

Las víctimas de este caso fueron los dos primeros menores de edad en ser condenados a cadena perpetua en Argentina. En 1999 un tribunal de menores les dictó esta sentencia, que fueron cumpliendo en distintos penales bonaerenses. Nuñez cometió cinco homicidios; Mendoza dos. A ambos también se les imputaron cargos por robo agravado, tenencia ilegítima de arma de guerra y asociación ilícita. Mendoza se fugó del penal de Ezeiza en 2006 pero fue recapturado: lo liberaron en 2015 tras la intervención de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Nuñez no corrió la misma suerte y se suicidó en 2017. Mendoza logró terminar el secundario y actualmente vende pañuelitos descartables en La Plata. 

Comentarios