Sábado 20 de Abril   08:18 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
Ezeiza

Intoxicación masiva de vecinos tras comer en un local de comidas rápidas

Los principales afectados son menores de edad de los colegios que están en el centro de Ezeiza, que suelen almorzar allí varios días a la semana.

Decenas de vecinos -se estima que la cifra supera las 150 personas- denuncian que luego de comer en la sucursal de Mostaza que está ubicada frente a la estación de Ezeiza sufrieron vómitos, diarrea y fiebre. Los síntomas corresponderían a una intoxicación por alimentos en mal estado, aunque no se han confirmado las causas de forma oficial. Ex empleados de la franquicia revelaron a El Diario Sur que los obligaban a vender panes y carnes a pesar de estar vencidos. Las principales víctimas son alumnos y alumnas de los colegios cercanos al centro de la ciudad. 

"Venden panes vencidos, carnes, los alimentos no son bien lavados. Y hasta nos daban a nosotros de comer eso sin decirnos. A veces nos enterábamos y no lo consumíamos", dijo una ex empleada del local que renunció hace dos meses y prefirió no exponer su identidad.

Los casos se multiplicaron a partir de la primera semana de marzo. "Mi hijo y yo nos intoxicamos después de comer en el Mostaza el 6 de marzo. Tengo el comprobante de pago del día que fui. Y además el seguimiento de las tres veces que fuimos a la clínica", detalló Daniela, vecina y docente de Ezeiza. Lejos de cesar los damnificados ese día, el número de personas con estos tres síntomas subió. Se siguieron reportando casos durante ese fin de semana y toda la semana siguiente. El último caso constatado fue el de Edith Diosquez, vecina de Ezeiza, que aún tiene a su hijo de tres años enfermo luego de haber comido en el local el último viernes 15: "Mi bebé grita toda la noche del dolor. Ayer estuvo toda la noche en la clínica en observación", contó. La mayoría fueron diagnosticados con gastroenterocolitis. 

"Fui a buscar a mi nieto al colegio. Va al Instituto Técnico Juan Bautista Peña. Lo llevé a almorzar y él se comió una hamburguesa, yo no comí nada porque mucho no me gustan esas cosas. Fue la semana pasada y hasta hoy no se levanta de la cama de los vómitos que tiene", contó Héctor, un vecino jubilado de Monte Grande que también está atravesando la mala experiencia. 

Uno de los encargados de la sucursal de Mostaza en Ezeiza explicó a este medio que si bien están concientes de que hubo vecinos damnificados tras comer sus productos, en el local "se mantienen los estándares de higiene y todos los cuidados que les exige tanto la cadena de comidas como la municipalidad". Aseguró además que se comunicaron con todos sus proveedores para averiguar si es que hubo alguna entrega de productos en mal estado, pero no lo ven viable ya que ellos también tienen controles de calidad propios. 

El Diario Sur recibió más de 50 testimonios de personas damnificadas. Todas debieron recibir atención médica al menos una vez, más de la mitad dos veces y los casos más graves tres o más. 

Comentarios