El caso de Mariela Tasat

Una chica que buscaron 15 años estaba enterrada en Lanús

La madre creía que había sido captada por una red de trata
lunes, 29 de julio de 2019 · 10:18

Mariela Tasat, de 14 años, desapareció el 7 de setiembre de 2002 de la puerta de su casa en Lanús. Sus familiares creían que había sido secuestrada o captada por una red de trata de personas. Pero estaba enterrada en el cementerio municipal.

Fue el primer caso documentado por la organización no gubernamental Missing Children, pero una increíble cadena de errores y negligencia hicieron que durante 15 años nadie diera con sus restos. Pero gracias al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) se pudo dar con su cuerpo.

Carlos "Maco" Somigliana, integrante del EAAF, contó al diario Página 12 que, según se determinó, Mariela fue atropellada por un tren y aunque le tomaron las huellas digitales, nadie pudo identificarla por lo que fue enterrada como NN. La autopsia, aparentemente dio datos erróneos. A raíz de las deformaciones del cuerpo dijeron que tenía 30 años. 

Sucedió también que tiempo después fueron a buscar el cuerpo, pero los restos ya se habían pasado a un osario, "una práctica que habitualmente se ordena de forma administrativa cada cinco o diez años".

Luisa Olivera, madre de la chica, la buscó por prostíbulos y villas hasta que, enterada de la existencia del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), les pidió ayuda.

Determinamos su existencia, dijo Somigliana, por unos pequeños fragmentos que habían quedado en el lugar del enterramiento. Así se pudo obtener el ADN y compararlo con el de su madre y su hermana.

El equipo de antropólogos descubrió que las huellas de Tasat nunca fueron cargadas en el Registro Nacional de las Personas (ReNaPer). No se sabe por qué, pero no estaba la ficha en el organismo. Sólo estaba la del pulgar derecho que figura en el documento. Con eso pudo hacerse la comparación con las que le habían tomado al cuerpo cuando se hizo la autopsia y también dio positivo.

Comentarios