Lanús | Lanús | carrusel | Provincia

Lanús tiene el carrusel más antiguo de la Provincia: su historia Sigue girando

El carrusel "Gustavito" fue instalado en 1968 y se encuentra en la plaza de Villa Obrera. La fundó un joven de 18 años y hoy su esposa y su hijo continúan su legado, con otras tres calesitas en la región.

Ubicado en la plaza de Villa Obrera, en Lanús, el primer carrusel fijo de la provincia de Buenos Aires fue fundado en 1968 por Belarmino Barredo cuando tenía 18 años. En él también trabajaba su esposa, que hoy lo sigue haciendo a sus 81 años. Su nombre es “Gustavito”, en honor a su hijo, y aunque los años pasen, como ellos mismos lo dijeron continúan “siempre junto a los niños”.

“Gustavito” es un orgullo para la provincia de Buenos Aires. Su fundador nació en Lanús y con su primer sueldo, se dio el gusto a su corta edad de comprar un carrusel. Para continuar con esta historia, cabe destacar la diferencia con una calesita, aunque comúnmente puedan ser nombrados indistintamente. En el carrusel, los caballos o muñecos tienen movilidad, es decir suben y bajan. Además suelen tener un tamaño mayor. Sin embargo, en una calesita, los objetos están fijos, aunque esto puede variar y sus dimensiones son más chicas.

“Gustavito”: el primero carrusel emplazado de la provincia de Buenos Aires

En dialogo con El Diario Sur, Gustavo Barrero, hijo de Belarmino, relató: “Mis papas tuvieron el primer permiso en la provincia de Buenos Aires para dejar fijo un carrusel. En el año 1968. Al principio mi papá andaba por los diferentes barrios recorriendo con el carrusel, porque no se permitía instalarlo, decían que era un obstáculo en un espacio público. Pero gracias a un obispo de Lomas de Zamora que nos ayudó y le dio una carta pidiéndole al intendente de esa época autorización para emplazarlo en la Villa Obrera”.

image (3).png

A los dos años comenzaron aparecer varios carruseles y calesitas fijas a lo largo de la provincia, con sus cambios y mutaciones: “Fuimos modernizándolo a medida que pasaba el tiempo, cambiamos los caballos que antes eran de madera y chapa. Cuando cumplimos 50 años el municipio nos entregó una placa de honor que la tenemos en la casilla. Además los vecinos nos homenajearon con una carpeta que crearon ellos mismos con fotos de sus hijos cuando eran chicos y los traían”.

Audio y tomas.00_11_16_28.Imagen fija044.jpg

“Mi mamá me cuenta que solo faltó cuatro días en más de 50 años, dos días cuando nací y otros dos cuando la operaron. El carrusel lleva pintada una frase característica de la familia siempre junto a los niños. Nuestra familia tiene varias calesitas, una más en Lanús y dos en Avellaneda, nuestra vida está dedicada a esto. En el 2007 sufrimos en Villa Obrera un gran acto de vandalismo, quemaron todos los muñecos y tuvimos que reponerlos con mucho esfuerzo. Además extremamos las medidas de seguridad”, finalizó Gustavo.

Elsa y Titi, una historia de amor que dio inicio al primer carrusel de la provincia de Buenos Aires

image (4).png

Cuando se casaron Elsa Serruda a los 16 años y Belarmino Barredo a los 18, soñaron juntos con hacer felices a los chicos de Lanús. Con mucho esfuerzo, luego de ahorrar, lo lograron. Al mes del matrimonio nació Gustavo y en su honor le pusieron su nombre al carrusel. Su hijo continúo el legado familiar y también sus primos con una vida dedicada a la infancia del barrio. Aunque pasen los años la sortija sigue girando en el carrusel “Gustavito” y Elsa cobrando el boleto como hace 50 años, ya sin la presencia física de su marido.

Dejá tu comentario