Lomas de Zamora | Lomas de Zamora | coronavirus | familia

Lomas de Zamora: una joven perdió a su familia por el coronavirus y pide tomar conciencia

En 20 días murieron sus padres, su abuela y su tío por COVID-19. Se quedó sola con sus hermanos en Lomas de Zamora y cuenta la dramática historia de su familia.

Una joven de Lomas de Zamora vivió en carne propia la parte más cruel del coronavirus. Con apenas 18 años, perdió a cuatro integrantes de su familia por esta enfermedad y se quedó sola con sus hermanos. En el momento más triste de su vida, pide que la gente tome conciencia.

Todo ocurrió en sólo 20 días. El COVID-19 entró en la familia de Sasha Ávila en el mes de septiembre y tras un contagio masivo le arrebató la vida de cuatro seres queridos. El día 4 murió su abuela, el 14 falleció su mamá, el 22 la víctima fue su tío y finalmente el 24 su papá también perdió la batalla ante el coronavirus. Todas las muertes fueron acompañadas por síntomas terribles y una involución dolorosa en la salud de cada uno.

¿Cómo empezó todo este drama? La primera en contagiarse fue su abuela de 93 años y luego su tío, que vivía con la señora. A partir de ahí, llegaron los indicios de la enfermedad al hogar de Sasha. "Mi abuela comenzó con mucho frío y mucho dolor. Mi tío se caía y no se podía parar. Yo empecé con un dolor de cabeza tremendo, diarrea, mareos y una presión en los ojos como si se me fueran a salir, decaimiento, no me quería ni mover de la cama. Pero a mis padres les pegó más fuerte", detalló la joven en diálogo con El Diario Sur.

Mabel Javier.jpeg
Mabel y Javier, los padres de Sasha. Vivían en Lomas de Zamora y murieron por coronavirus.

Mabel y Javier, los padres de Sasha. Vivían en Lomas de Zamora y murieron por coronavirus.

El contagio y la muerte de la abuela fue el disparador. Mabel Levandosky y Javier Ávila, los padres de Sasha, fueron a atenderse a la Unidad de Pronta Atención (UPA) de Camino Negro y Recondo, en Villa Fiorito, Lomas de Zamora, con gran preocupación por sus patologías preeexistentes. "Mi padre tenía asma y EPOC y mi madre padecía de fibrosis pulmonar idiopática, vivía con oxígeno y teníamos miedo de que falleciera. El coronavirus lo que le hizo a mi mamá fue comerle el poco pulmón bueno que ella tenía, por eso murió. A mi padre lo vi detrás de un cristal y no lo reconocí, no tenía pelo, estaba re flaco y muy pálido. Nunca nos imaginamos que este virus iba a producir esto, los fulminó a todos", comentó la adolescente. Mabel fue trasladada a una clínica de Avellaneda, donde también estuvo el tío de Sasha. Ambos fallecieron allí. Por su parte, Javier pasó sus últimos instantes de vida en el UPA.

En ese panorama desolador, Sasha considera que podrían haberse evitado al menos dos muertes en su familia. "Mi abuela y mi mamá quizás no pudieron sobrevivir por la edad y por la enfermedad, pero mi tío y mi papá se podrían haber salvado. No estaban tan mal, pero las sesiones de plasma fueron tardíamente", reprochó.

Sasha denunció que mientras la familia transitó la enfermedad en Lomas de Zamora, se sintieron abandonados y sin ningún tipo de asistencia. "Nosotros (ella y sus hermanos) también tuvimos coronavirus y el Estado ni estuvo, ni siquiera nos trajo comida ni ofreció ayuda psicológica. Familiares nuestros han hecho colectas de dinero para subsistir. Mi papá enseñaba Matemáticas en muchas escuelas y mi mamá era maestra jardinera, toda su vida aportaron para el Estado, laburaron horas y horas, para recibir ese trato y morir como un perro. Estoy muy orgullosa de ellos y no quiero que esto quede así. Me pasó a mí, seguro les pasó a otras personas y les puede pasar a más", señaló.

UPA Lomas.jpg
UPA de Lomas de Zamora, lugar donde parte de la familia llegó con síntomas de coronavirus.

UPA de Lomas de Zamora, lugar donde parte de la familia llegó con síntomas de coronavirus.

Por otro lado, puntualizó las irregularidades que observó en el centro médico de Lomas de Zamora donde estuvo internado su papá Javier: "Yo no culpo a los doctores ni al personal de limpieza, a ellos los admiro porque reconozco que han hecho un gran trabajo y lo han tratado de la mejor manera a mi padre. El tema es que faltaba personal y encima estaban súper explotados. Cuando yo fui al UPA había un montón de gente con síntomas de coronavirus y eran dos enfermeros para diez personas y seguían llegando más y más".

En ese contexto, la muchacha se quejó de quienes subestiman al COVID-19 y pidió más conciencia para que otras familias no pasen por la situación que vivió ella. "Quieren que se abran shoppings, tomar una birrita, hacen marchas anticuarentena... Es un comentario estúpido e ignorante decir que el coronavirus no es nada, es algo que existe. Les diría que tengan un poco de empatía, porque a lo mejor ellos se contagian y no mueren, pero se mueren los que se cuidan. Que se percaten de todo esto, tienen que pensar en los médicos y enfermeros. ¿Preferís cuidarte o terminar entubado, que te den comida por la garganta y que te inyecten un montón de cosas?", enfatizó.

La muerte de su familia por coronavirus dejó a Sasha a cargo de dos hermanos menores de edad, a la espera de alguna ayuda para subsistir. La situación es más que dramática en su casa de Ingeniero Budge. "Tengo dos hermanos de 12 y 16, una hermana de 19 y otra hermanastra de 30 que trabaja en Capital. Ahora mi hermano tiene que ver a sus padres bajo tumba a sus 12 años. Yo los perdí con 18. Estamos viviendo solos", dijo entre lágrimas.

Después del duelo, la familia Ávila necesita ayuda para seguir adelante. Ya hubo gente que les acercó mercadería y algo de dinero para poder afrontar los impuestos. Quienes quieran colaborar pueden contactarse con Sasha a través de su Instagram @avilasashaa, donde dio más detalles de su historia. "No quiero dar pena pero es una situación terrible", cerró la joven de Lomas de Zamora.

Dejá tu comentario