Lomas de Zamora

Electrodependientes: consecuencias y enseñanzas de un apagón histórico

El reciente apagón no dejó solamente a millones de usuarios sin energía, sino que fue un llamado de atención con suerte para los miles de pacientes electrodependientes de nuestro país.
martes, 25 de junio de 2019 · 22:13

El pasado domingo 16 de junio se produjo un apagón de gran magnitud a lo largo y a lo ancho de la República Argentina. Una falla que desestabilizó las conexiones entre las centrales hidroeléctricas de Yacyretá y Salto Grande dejó al país a oscuras y a más de 48 millones de usuarios sin energía, en lo que se considera el apagón más grande de la historia.

Durante las casi 15 horas que tardó en reestablecerse el servicio, los más afectados fueron sin dudas los pacientes electrodependientes, aquellos que necesitan de la energía eléctrica para sobrevivir. El Diario Sur entrevistó en exclusiva a Mauro Stefanizzi, presidente de la asociación argentina de las personas que padecen esta dramática condición.

Existe una especie de “ingeniería” para situaciones de este calibre. “Edesur nos pedía si teníamos algún caso prioritario, Defensa Civil de varios municipios también. La luz volvió justo a tiempo, si hubiera tardado un par de horas más hubiera sido trágica la historia”, manifestó.

Stefanizzi confirmó que afortunadamente no hubo víctimas fatales que lamentar pero remarcó que en la actualidad existen ciertas trabas burocráticas que impiden a muchos electrodependientes acceder a una fuente alternativa de energía en casos de emergencia como el apagón histórico que se produjo hace algunos días.

“El principal problema es una resolución del ENRE que establece los requisitos para que los electrodependientes puedan acceder a una fuente alternativa. Piden la conformidad de una instalación eléctrica certificada por un electricista matriculado, lo cual ronda un valor de 6 mil pesos, que puede llegar a incrementarse aún más si hay que hacer reformas en los domicilios”, manifestó el papá de Joaco, un niño electrodependiente cuya historia conmovió a todos.

Según stefanizzi, los usuarios deben hacerse cargo de estos gatos que deberían ser absorbidos por el Estado. Este polémico requisito impide a mucha gente carenciada tener acceso a una fuente alternativa, ya que el valor de la instalación eléctrica se emparenta con el valor de un grupo electrógeno. De los casi 10 mil electrodependientes registrados que hay en el país, pocos son los que pueden tener acceso a este beneficio.

Según el presidente de esta asociación, aquellos que no pueden costear este paso y se encuentran en situaciones de emergencia, deben aguantar en sus hogares “hasta donde puedan” y ser trasladados a un hospital rápidamente. Sin embargo, Stefanizzi denuncia que hubo muchos nosocomios que no tuvieron luz durante el apagón.

Comentarios

Otras Noticias