Lomas de Zamora |

Una vecina de Banfield dio a luz a su beba en un patrullero policial

Ante la demora de la ambulancia, dos oficiales de la Policía Local de Lomas la asistieron en el parto en el asiento trasero del móvil policial. Sofía nació con 2,700 kilogramos.

Una vecina de Banfield dio a luz a su beba en un patrullero policial. Dos oficiales de la Policía Local de Lomas de Zamora la asistieron en el parto en la puerta de su casa.

Ocurrió el miércoles a la madrugada en la intersección de las calles Barilari y La Plata, cerca del límite entre Banfield y Monte Chingolo. Roxana Arcajo, de 30 años, estaba a punto de dar a luz a su hijita Sofía y le pidió ayuda a una vecina para que llamara a la ambulancia para ir al hospital. Sin embargo, los médicos demoraron y tuvieron que llamar al 911.

Enseguida llegaron a la casa Mariela Canteros y Nicolás Castro, efectivos de la Unidad Policial de Prevención Local de Lomas de Zamora. Los oficiales explicaron que no podían trasladarla al hospital debido a los protocolos que manejaba la Policía, por lo que llamaron nuevamente a una ambulancia. Pero Roxana no podía esperar.

Los oficiales Canteros y Castro asistieron en el parto a Roxana a bordo del patrullero.

Las contracciones eran cada vez más intensas. La beba estaba por nacer y la ambulancia no llegaba. Fue así como los policías recostaron a la mamá en el asiento trasero del móvil policial, que se convirtió de urgencia en una sala de parto. Minutos después, Sofía llegó al mundo.

"Ella estaba embarazada y tenía fecha para los últimos días de mayo, pero ayer a la 1 de la mañana empezó con contracciones. Como ya tiene otros tres chicos, sabe cómo son los tiempos. Pensó que se le iba a pasar, pero no se la pasaba y a las 3 de la mañana rompe bolsa en la casa. Por la cuarentena no hay remises, así que una vecina llamó a una ambulancia. Como no venía, en el apuro llaman al 911, que manda a un patrullero a la puerta de la casa", relató Yésica, esposa del suegro de Roxana, en charla con El Diario Sur.

Sofía, la bebé que nació a bordo del patrullero. Llegó al mundo con un peso de 2,700 kilogramos.

"Ella se acercó a la oficial y le dijo 'No aguanto más'. Entonces le dijeron 'Acostate, va a estar todo bien, quedate tranquila' y la asistieron en el parto en el asiento trasero del patrullero. Fue tanto el apuro que no tuvieron tiempo ni siquiera de entrar a la casa. Después vino la ambulancia y la trasladaron al Hospital Gandulfo de Lomas", comentó Yésica.

Sofía nació por parto natural con un peso de 2,700 kilogramos y está internada en observación junto a su mamá, sin ninguna complicación. En redes sociales, la familia agradeció a los oficiales Canteros y Castro, que asistieron a Roxana: "Fueron los mejores parteros. Les vamos a estar por siempre agradecidos. Muchos pensarán que cumplían con su deber, pero no, no es así. Un uniforme te da pertenencia e identidad, pero el corazón te da vocación, te da humanidad y a ellos también les dio empatía".

Dejá tu comentario