Lomas de Zamora | Lomas de Zamora | Cuarentena | Laprida

Lomas de Zamora: movimiento y preocupaciones en la peatonal

De a poco empezó a volver el movimiento al centro comercial de Lomas de Zamora. La preocupación pasa por los cuidados de la gente, las ventas y la seguridad.

A medida que se flexibilizó la cuarentena, la peatonal Laprida de Lomas de Zamora fue recuperando el movimiento que alguna vez tuvo. La circulación de gente por ahora no se ve reflejada en las ventas y genera preocupación en medio del crecimiento de contagios de coronavirus. Los comerciantes se la rebuscan con horarios reducidos y poca seguridad.

Todavía hay diferencias con respecto al escenario que había antes de la pandemia. Los comercios que sobrevivieron a la crisis económica abren con un horario limitado y con estrictos protocolos sanitarios, por lo cual el ida y vuelta de los vecinos comprando se corta mucho antes que cuando no había cuarentena.

Los puestos de diarios son casi los únicos que han atravesado todas las etapas del aislamiento social obligatorio. "La gente se maneja normalmente y los comercios abren limitado, de 10 a 17. Nosotros generalmente estábamos hasta las 20:30 pero ahora nos vamos a las 19. Yo soy la última que me voy y a esa hora ya no queda nadie", explicó Miriam, quien atiende uno de los puestos sobre Laprida.

Laprida

Ese escenario impacta directamente en los ingresos de los comerciantes. "Hay mucha gente, pero el tema monetario va para atrás. La gente no tiene un peso, compra lo indispensable y saca a los nenes un rato. No se ven bolsas. Pero antes que no vender nada, prefiero vender lo que vendo", agregó Andrea, a cargo de un stand callejero. Su versión coincide con la de Alberto Kahale, presidente de la Cámara de Comercio de Lomas de Zamora, quien le dijo a El Diario Sur que "ya en abril habían cerrado 80 locales en el microcentro de Lomas".

La seguridad es un tema que mantiene alerta tanto a los vecinos como a los comerciantes, ya que a determinada hora quedan prácticamente solos. "Ahora la Policía se maneja más por Boedo, porque Laprida cierra y en Boedo hay muchos negocios de comida abiertos, entonces andan más por ese lado", relató Miriam. "Hasta las 16 o 17 ves pasar a los policías, después no queda nadie. No hay mucha seguridad, cada dos por tres ves corridas para todos lados. Yo estoy resguardada porque hay gente que me conoce y nos ayudamos entre nosotros", completó Andrea.

Otra de las preocupaciones pasa por la falta de cuidados de los vecinos que caminan por Laprida. Muchos salen simplemente a pasear sin tomar todas las medidas de prevención necesarias. "No se ocupan de protegerse ellos mismos. La gente no quiere ponerse alcohol en gel, se piensan que porque se pusieron en la casa le va a durar 24 horas. Si la gente no toma conciencia, lamentablemente esta pandemia no se termina más", comentó Andrea.

Dejá tu comentario