Un modelo exitoso

Tras la muerte de su fundador, múltiples sedes de la pizzería popular Ugi’s cambiarán de nombre

El popular comercio familiar llegó hasta varias ciudades del conurbano en su auge. Ahora, una disputa familiar por la herencia pondría fin al reconocido nombre elegido por Hugo Solís. La historia de los locales de la región y su futuro.
domingo, 06 de octubre de 2019 · 00:00

Corría la década del ’80 y Don Hugo Solís, quien había viajado en 1960 a Estados Unidos a probar suerte, volvía a Argentina con una idea de negocio importada: la pizza a la piedra para comer al paso, haciendo hincapié en un precio a la mano de todos los ciudadanos. Fue así como nacía Ugi’s con su primer local en Rivadavia y Suipacha, en pleno centro porteño.  

Con la llegada de las grandes cadenas de fast food en los 90 –principalmente de hamburguesas-, decidieron seguir apostando por el mercado más desatendido, la base de la pirámide, haciendo una propuesta imbatible en costos: una pizza de mozzarella por menos de dos pesos. A raíz de su éxito, logró ampliar su comercio a una red de, al menos, cien sucursales.  

La popular pizza “Low cost” llegó hasta el conurbano instalándose en el centro de las localidades de Lomas de Zamora –a escasos metros de la estación ferroviaria- y de Monte Grande, en pleno centro comercial. Su éxito, no obstante, se basó en tres pilares fundamentales.  

El primero de ellos fue contar con un target definido, siendo que lejos de apuntar a los paladares exquisitos, ofrecía la pizza básica más barata del mercado sin aparentar ser algo más. Por otro lado, avanzaron en un proyecto de integración vertical produciendo –en una fábrica propia de Córdoba- sus materias primas pudiendo obtener precios más competitivos.  

Finalmente, su éxito se debió sin dudas a la apuesta por un único producto: la pizza de mozzarella, sin ampliar a pizzas más elaboradas ni productos “de lujo” como las empanadas.  

Del éxito a la herencia 

El imperio creado por Don Hugo Solís comenzó a implementar sus cambios en el último, tras la muerte de su mentor hace alrededor cinco años y la consecuente división de la herencia entre sus 18 hijos, con la particularidad de que todos los varones se llaman también Hugo. En un principio se repartieron los locales y acordaron compartir la marca, aunque con el tiempo comenzaron las diferencias y algunos decidieron independizarse.  

Fue así que, paulatinamente en los dos últimos años, algunos comercios de la reconocida firma Ugi’s fueron transformándose en “Don Hugo”, “Soffly’s”, “Hoogy’s” o “Big Muzza”, dependiendo del heredero. Algunos de ellos conservan el estilo y la tipografía de las viejas marquesinas pero con una nueva marca e identidad sin dejar el negocio familiar y con la fortaleza de que, en la mayoría de los casos, son dueños de los mismos locales.   

En la región 

En Lomas de Zamora, el local de la tradicional cadena de pizzerías se encuentra ubicado a metros de la estación ferroviaria de la localidad. Situado en una esquina, la sucursal lomense es visitada por cientos de personas a diario que utilizan la barra del local para comer pizza al paso. Los precios “low cost” favorecen que el establecimiento sea concurrido con frecuencia por los amantes de esta comida. 

La muerte del fundador de Ugi´s trajo numerosos cambios en varias cadenas de Capital Federal. Muchas de ellas, optaron por modificar el nombre de los locales. En el caso puntual de Lomas de Zamora, el comercio modificó curiosamente su nombre con carteles y pegatinas hace aproximadamente quince días. Todo un símbolo de los cambios que viene sufriendo la marca. 

En la esquina lomense se puede divisar como el nombre de Ugi´s se encuentra acompañado por un flamante cartel con la forma de un nene llamado “Erni´s”. Todo parecería indicar que los cambios en la sucursal de Lomas estarían relacionados con las recientes situaciones que atravesó la familia que trajo a la Argentina una idea revolucionaria sobre la pizza al paso. 

En el conurbano bonaerense, existe otra sucursal aparte del mencionado local de Lomas. El comercio de Monte Grande, ubicado a pocos metros del cruce de las calles Cardeza y Alem, no sufrió modificaciones en cuanto a su estructura a pesar de que también aparecieron las mencionadas calcomanías que indicarían un próximo cambio de nombre.  

 

Comentarios