Provinciales

Subastan el Elefante Blanco de Avellaneda y hay polémica

La Justicia puso una base de 20 millones de dólares. Los adherentes al fideicomiso dicen que fueron estafados.
martes, 23 de abril de 2019 · 09:30

El “Elefante Blanco” de Avellaneda es una postal imponente para los pasajeros del Ferrocarril Roca y quienes circulan por la avenida Hipólito Yrigoyen al 800. Una mega construcción que se mantiene intacta desde hace siete años y que es el centro de todo tipo de especulaciones y rumores.

El complejo de torres Estrella del Sur, que empezó a construiré en 2010 y quedó paralizado en 2012, será rematado judicialmente por una base de 20 millones de dólares. La finalización del edificio todavía está latente, pero los propietarios adherentes a un fideicomiso afirman haber sido estafados.

Los inversores aseguran que tras el remate recibirán en pesos un 60 % del dinero que ya pagaron. Las cifras están estipuladas por una sindicatura ordenada por el Juzgado Nacional en lo Comercial 12, que decretó en 2017 la liquidación del fideicomiso.

Los adherentes pagaron las cuotas estipuladas durante varios años, pero ante el estancamiento de la obra, a la mayoría dejó de hacerlo.

Los adherentes aseguran que tras el remate recibirán en pesos un 60% de lo que invirtieron, ya que las cifras ya están estipuladas por una sindicatura ordenada por el Juzgado Nacional en lo Comercial 12, que decretó en 2017 la liquidación del fideicomiso. Ante la agencia Télam, Marisa, una damnificada, contó: “La mayoría de los casos éramos gente ilusionada con tener una vivienda. Buscamos que se reactive la obra y que tengamos lo que siempre quisimos, pero frente a la nada sería bueno recobrar lo que pusimos. Sabemos que es una gran estafa, hicimos denuncias por esto".

El edificio comenzó como un emprendimiento que involucraba a Bapro Mandatos y Negocios, Círculo Inmobiliario Emprendimientos y Bainter, que tenían la tarea de organizar el fideicomiso, construir y vender las unidades, junto con adherentes que abonaron una suma mensual por la posesión.

Se esperaba la construcción al costo de un edificio de 104.000 metros cuadrados, que incluiría cuatro torres de 27 pisos cada una, parque de juegos infantiles, dos piletas -una al aire libre y la otra interior climatizada-, gimnasio comunitario, sauna, guardería y jardín de infantes.

Las obras se iniciaron en enero de 2010, pero dos años y medio después comenzó a notarse el desfasaje entre el ritmo de actualización de las cuotas y la inflación, que no permitiría cumplir con los plazos e incrementaría el monto de los pagos mensuales, por lo que 287 beneficiarios abandonaron el proyecto.

Según los desarrolladores, la obra se paralizó porque gran cantidad de adherentes al fideicomiso dejaron de pagar.

 

Comentarios