Robo y muerte

Qué declararon los custodios de COTO acusados de matar a un jubilado

Ayer les negaron la excarcelación y están presos por “homicidio simple”. Uno de ellos aseguró que no lo golpeó pero lo retuvo por temor a perder su trabajo.
viernes, 23 de agosto de 2019 · 10:09

Los dos empleados del supermercado COTO de San Telmo que habrían agredido a un anciano que robó en el comercio continúan en prisión. Ayer el juez en lo Criminal y Correccional 33, Darío Bonanno, rechazó un planteo de excarcelación presentado por la defensa de uno de los acusados, Ramón Serafín Chávez, siendo que junto a su compañero está acusado por “homicidio simple”.

Vicente Ferrer falleció a causa de un golpe en la cabeza, que habría sido por los golpes asestados por el personal del supermercado, que lo había perseguido por robar un queso, un aceite de oliva y dos chocolates. Uno de los acusados, Gabriel Alejandro de la Rosa, negó haberlo golpeado, aunque aseguró que actuó por temor a perder su trabajo.

En la declaración indagatoria, de la Rosa “reconoció que él fue quien retuvo al señor cuando notó que salía del comercio con algunos productos entre sus ropas, pero negó categóricamente haberle aplicado algún golpe”, de acuerdo a lo explicado por su abogado, Alejandro Broitman.

 “Lo llamó para que frene, el hombre hizo caso omiso y siguió caminando. Mi cliente lo siguió hasta la vereda y ahí lo retuvo de un brazo para que devuelva la mercadería. El hombre forcejeaba y entonces se sumó Chávez, el jefe de De la Rosa, quien le ordenó que fuera a buscar a los policías que estaban en un patrullero a 50 metros”, contó Broitman.

De acuerdo a la versión dada por el vigilador, cuando volvió junto con el personal policial, el hombre ya estaba inmovilizado en el suelo con su compañero encima y entonces se descompensó. De acuerdo a la fiscal del caso, Marcela Sánchez,  un testigo que vio cuando los imputados “zamarreaban” a Ferrer, pero no que le hubieran pegado.

Por su parte, la hermana de Chávez aseguró en declaraciones a Telefé: "Mi hermano niega que le haya pegado. Me dijo que fue revisado y no tiene golpes, ni señales de que golpeó a nadie, que no tiene sangre de la otra persona. Cuando la policía llegó, este hombre estaba parado, vivo y el SAME tardó 40 minutos en llegar".

Comentarios