Provinciales | Región | contagios | coronavirus

Trabajadores contagiados y aislados: la tercera ola impacta en la actividad económica de la región

La variante Ómicron generó números altísimos de casos de coronavirus en la región. A muchos rubros se les complica funcionar porque el personal debe aislarse por contagio o contacto estrecho.

La tercera ola de coronavirus ya está entre nosotros. Lo reconoció el Gobierno y se ve claramente en el impresionante crecimiento de contagios que se dio en las últimas semanas, sobre todo después de Navidad y Año Nuevo. La expansión de las variantes Delta y Ómicron, sobre todo esta última, comenzó a tener un impacto en la actividad económica de la región debido a la cantidad de gente que debe aislarse y no puede concurrir a trabajar.

Esta semana se alcanzaron cifras récord de contagios. Números que llegaron a duplicar lo registrado en los picos de la primera y segunda ola de la pandemia en Argentina. En los hospitales y clínicas de la región volvieron las postales de los centros de testeos con largas filas de vecinos esperando para hisoparse.

Todo ese escenario, lógicamente, impacta en la vida cotidiana. Si bien la variante Ómicron parece generar cuadros mucho más leves que el virus original y hay muy pocas hospitalizaciones -en parte, gracias a la vacunación-, lo cierto es que cada vez son más las personas que dan positivo en el test o que necesitan aislarse unos días por haber sido contacto estrecho con un contagiado. No es raro, entonces, que en todos los rubros haya complicaciones para cubrir personal de trabajo.

En el Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora, por ejemplo, muchos médicos o enfermeros se tomaron licencia o vacaciones después de dos años sin descanso. A ese faltante de personal se suman los contagiados y los aislados. De esta manera, a pesar de que no ingresan pacientes graves en forma masiva, cada vez es más difícil tener profesionales disponibles para atender todos los casos.

En el rubro gastronómico pasa lo mismo. Mozos, bartenders, cocineros y demás trabajadores de bares y restaurantes están constantemente en contacto con decenas de clientes cada fin de semana. El contagio es bastante probable. Los que se infectan deben aislarse. Los estrechos, también. El personal se reduce y la atención al público se complica.

Algo parecido sucedió esta semana en varios bancos de la región. Sucursales del Banco Provincia debieron cerrar por una ola de contagios que afectó a gran parte del personal, a tal punto de no poder brindar atención al público.

Otra área afectada fue el transporte. A mitad de semana se reportaron varios trabajadores contagiados en la Línea Roca, un servicio esencial en la Zona Sur que se vería seriamente afectado si el brote se sigue expandiendo entre el personal.

El consuelo, por ahora, es que no hay presión en las salas de terapia. La cantidad de internaciones es baja y la mayoría de los ingresados son personas no vacunadas. Por eso las autoridades piden no relajarse y completar los esquemas de vacunación lo antes posible. Mientras tanto, el Gobierno no piensa en repetir aquel cierre total de 2020, aunque la expansión de contagios dificulta cada vez más la actividad económica.

Bares y restaurantes con bajas para atender clientes: “Tomo gente todos los días”

Bares Lomas (2).jpg

El rubro gastronómico es uno de los más afectados por el aumento de contagios de coronavirus. Esta vez no por el cierre de los locales, sino por las bajas que tienen en el personal.

Mozos, bartenders, cocineros y demás empleados de bares y restaurantes trabajan todos juntos en un espacio cerrado y están en contacto permanente con clientes, incluso los mozos que atienden al aire libre. Si alguno de ellos se contagia, debe aislarse ese empleado y varios de sus compañeros por haber sido contacto estrecho.

Cubrir todas las tareas se complica cada vez más y los dueños deben contratar nuevos trabajadores todas las semanas.

“Estaba yendo siempre, pero debido a los casos de Covid nos dividimos con el otro encargado. Él resuelve un local y yo el otro. Igualmente estamos todo el día hablando para resolver las bajas. Tomo gente todos los días, es un caos”, le dijo a El Diario Sur el dueño de una reconocida cadena de bares que tiene sucursales en Lomas de Zamora, Banfield y Lanús.

Bancos cerrados por ola de contagios entre el personal

Sucursal-Lomas-de-Zamora-de-Banco-Provincia.jpg

Varias sucursales del Banco Provincia se vieron afectadas ante el aumento de contagios de Covid-19 entre el personal. Las sedes de Lomas de Zamora, Lanús, Adrogué y Glew debieron cerrar sus puertas esta semana.

El cierre fue el martes y tomó por sorpresa a los clientes que ya tenían turno para realizar sus trámites. Esta decisión no fue informada con previo aviso y se realizó el día que nuestro país registro más de 81.000 contagios y un índice de positividad mayor al 50%.

En diálogo con El Diario Sur, una trabajadora del Banco Provincia de Lanús relató la situación ante la suba de casos: “A principios de diciembre comenzaron a subir los contagios y la primera sucursal que se vio afectada de Zona Sur fue la de Avellaneda. Lo que se hacía en ese momento era cubrir los puestos con personal de otras sucursales, pero como la situación empeoró, se llevó a cabo otra medida. Lo que hizo estas últimas dos semanas fue hacer un grupo mínimo de cuatro personas para casos de urgencia de empresas o de los municipios”.

Cabe destacar que los cajeros automáticos poseen un esquema de recargas para garantizar a los clientes la disponibilidad de dinero.

Los contagios llegaron al Tren Roca

trenes-argentinosjpg.jpg

A mitad de semana se conocieron varios casos de empleados que habían dado positivo de Covid-19 en la Línea Roca.

El servicio es esencial para el transporte de pasajeros en la Zona Sur del Conurbano. El brote de coronavirus no tardó en trascender y generó preocupación en los usuarios. Las fallas técnicas anunciadas esta semana en la estación Lanús hicieron crecer la especulación.

Ante esta situación, desde Trenes Argentinos aclararon que las demoras no estaban relacionadas a los contagios. “La falla se dio por un problema en la señalización debido a la quema de cables en la estación Lanús que afectó a los semáforos de las vías 1 y 3. Por eso se dieron los atrasos de aproximadamente 15 minutos. Es cierto que hay casos de coronavirus, pero no es un problema en la prestación del servicio”, dijeron voceros de la empresa en diálogo con El Diario Sur.

Faltante de personal de salud por aislamiento y vacaciones

Medicos Gandulfo.jpg

La suba de casos positivos de Covid-19 afectó también al personal que está en la primera línea de batalla: los profesionales de la salud. Autoridades del Hospital Gandulfo le comentaron a El Diario Sur que al personal que eventualmente esté aislado o contagiado se suman aquellos que por fin pueden tomarse vacaciones en la pandemia. Si bien hay muy pocos pacientes en terapia intensiva, la escalada de contagios empieza a preocupar como en todos los rubros.

“Estos últimos dos años fueron terribles porque no hubo descanso, se trabajó mucho. Siempre y cuando se pueda organizar los servicios, queremos que se tomen su descanso correspondiente. Y eso se nota, influye. Pero si el personal no descansa después tenés gente trabajando mal y aumenta el índice de error”, señalaron a este medio.

Bomberos en alerta con testeos permanentes

Bomberos Lomas testeos.jpg

Al igual que el personal de salud, los bomberos están muy expuestos al coronavirus desde el primer minuto de la pandemia trabajando al servicio de la comunidad. En los últimos días se intensificaron los testeos para descartar contagios y evitar problemas para trabajar.

“Hemos tenido casos pero mínimos, por eso estamos haciendo testeos permanentes del personal para saber bien. Tenemos todas las precauciones, guardias y grupos de trabajo, y obviamente el uso de barbijo, aislamiento, distancia y todo eso. Por suerte la estamos llevando bastante bien”, detalló Gustavo Liuzzi, Jefe del Cuerpo de Bomberos de Lomas de Zamora, en charla con El Diario Sur.

Dejá tu comentario