San Vicente | San Vicente | Bariloche | Instituto San José

Nueve amigas de San Vicente volvieron de viaje de egresados 50 años después

Egresaron del Instituto San José de San Vicente en 1971. La semana pasada fueron a Bariloche a revivir su viaje de egresados. "La amistad es un tesoro", dicen.

Encuentros hasta la madrugada en la habitación de un hotel de Bariloche, charlas interminables frente al lago Nahuel Huapi, caminatas con descansos obligados cada 200 metros, risas, llantos, abrazos. Esas fueron algunas de las situaciones que vivieron nueve amigas que, a 50 años de haber egresado del Instituto San José de San Vicente, decidieron hacer un segundo viaje a Bariloche.

Las mujeres que se embarcaron en esa aventura son Inés Melo (psicóloga), Liliana Caroni (docente jubilada), Laura Pegito (bancaria jubilada), Isabel Menéndez (abogada), Alicia Pacheco (jubilada), Susana Robet (jubilada), Norma Biscaldi (docente), Silvia Raimondo (ama de casa) y Susana Villanueva (arquitecta), la mayoría de ellas vecinas de San Vicente. Tienen entre 67 y 68 años y regresaron el último miércoles tras una semana de viaje.

“Ir a Bariloche para nosotros fue una mezcla entre las chicas que fuimos y las mujeres que somos. Fue muy fuerte, muy lindo, muy enriquecedor. Lágrimas y risas todo el tiempo y llegar a conocernos más profundamente. Si bien vivimos permanentemente comunicadas, una cosa es saber cuántos hijos tiene tu amiga y otra es entender sus emociones”, dice Liliana Caroni, que hace 20 años se mudó desde San Vicente a Bahía Blanca. “En el hotel hacíamos pijamadas como cuando éramos chicas. Eran charlas de dos, tres horas”, agrega.

4 san vicente foto 2.jpeg
El grupo de egresadas del Instituto San José de San Vicente en su viaje de egresados de 1971 a Bariloche.

El grupo de egresadas del Instituto San José de San Vicente en su viaje de egresados de 1971 a Bariloche.

El grupo de amigas egresó del Instituto San José en 1971, cuando todavía era un colegio de monjas solo para mujeres. “Éramos muy unidas e hicimos un montón de bailes y rifas para poder juntar la plata para el viaje a Bariloche. Pudimos ir todas, acompañadas por algunas madres y hermanas, y no le tuvimos que pedir plata a nuestras familias”, recuerda Inés Melo. El grupo original estaba compuesto por 23 estudiantes, de las cuales cuatro fallecieron, dos viven en el exterior, dos no pudieron ser contactadas y otras no tuvieron disponibilidad para ir al viaje a Bariloche.

Las amigas dicen que en 1971 ninguna se emborrachó como es tradición actualmente “porque no se estilaba” y que prefirieron las excursiones para ver paisajes antes que los boliches. “Y ahora tuvimos algunas noches alegres de copas”, dice Liliana entre risas. Y añade: “Otra diferencia es que esta vez cada dos cuadras teníamos que parar a descansar porque no nos daban más las piernas”.

4 foto 3.jpeg
El Municipio de Bariloche les entregó un reconocimiento a las amigas por haber regresado 50 años después.

El Municipio de Bariloche les entregó un reconocimiento a las amigas por haber regresado 50 años después.

El proyecto de viaje fue planeado a partir de la salida de la pandemia. Ya habían hecho otras “escapadas”, pero esta requirió una mayor preparación, con reuniones previas en las que llegaron a establecer pautas de convivencia. “Y salió todo espectacular. Disfrutamos mucho la amistad, charlar, compartir. Veíamos a los chicos egresados y pensábamos que nosotras en aquel momento teníamos esas caritas”, sostiene Inés.

Las amigas volvieron este miércoles y retomaron su ritmo de vida habitual, pero con su grupo de WhatsApp más activo que nunca: con fotos, recuerdos y nuevas aventuras. “La amistad es un tesoro. La verdad que ya nos extrañamos, queremos hacer el próximo”, pone el broche Liliana.

merienda llao llao.jpeg
El grupo de amigas merendando en el Hotel Llao Llao de Bariloche. Fue una invitación de Mirta, una compañera que vive en Miami y no pudo asistir al viaje.

El grupo de amigas merendando en el Hotel Llao Llao de Bariloche. Fue una invitación de Mirta, una compañera que vive en Miami y no pudo asistir al viaje.

Una cruz para cada una, la herencia del Padre Maffia que todavía las acompaña

Del viaje inicial de 1971, las “chicas” se guardaron un recuerdo para toda la vida. Su profesor de filosofía y guía espiritual en el San José, el padre Eduardo Maffia, recordado en San Vicente por su labor solidaria, le entregó, a cada una, una cruz bendecida, con la que se mantuvieron durante todo aquel viaje a Bariloche. “Andábamos en las excursiones o los boliches siempre con la cruz, entonces todos nos conocían como las chicas de la cruz. Y ahora las llevamos también y algunos preguntaban si éramos de alguna congregación”, ilustra Inés.

padre maffia 1.jpg
El padre Eduardo Maffia, un profesor que marcó al grupo en el Instituto San José de San Vicente.

El padre Eduardo Maffia, un profesor que marcó al grupo en el Instituto San José de San Vicente.

“El padre Eduardo no nos dio solo un regalo sino una herencia espiritual que nos acompañó por siempre, y por eso es la unidad y el amor que nos tenemos. Compartir esta semana todo el tiempo fue hermoso, tuvimos un momento de agradecimiento en la Catedral que fue muy lindo”, revive Liliana.

4 san vicente bariloche domina.jpeg
El grupo de amigas con su nueva bandera de egresados. De izquierda a derecha: Alicia Pacheco, Susana Robet, Silvia Raimondo, Inés Melo, Norma Biscaldi, Liliana Caroni, Isabel Menéndez, Susana Villanueva, Laura Pegito.

El grupo de amigas con su nueva bandera de egresados. De izquierda a derecha: Alicia Pacheco, Susana Robet, Silvia Raimondo, Inés Melo, Norma Biscaldi, Liliana Caroni, Isabel Menéndez, Susana Villanueva, Laura Pegito.

Dejá tu comentario