Miércoles 17 de Octubre   16:38 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
San Vicente

¿Te animarías a hacerte un dibujo en el pelo?

Los hacen en una peluquería de barrio de Alejandro Korn y es furor entre los más chicos.

La peluquería de Alejandro Cabral es humilde y la primera impresión que causa es que podría no tener demasiado de especial. Sin embargo, chicos de todo Alejandro Korn les insisten a sus padres para que los lleven. Y tienen un motivo: Alejandro se especializa en hacer dibujos sobre el pelo.

“Hago superhéroes, nombres, estrellas, líneas, escudos de fútbol, lo que me pidan”, cuenta el peluquero ante El Diario Sur. Y menciona otros diseños: el nombre de una novia, el modelo de una moto, un dinosaurio y hasta un tiburón que se volvió viral: “Me lo pidió un chico y después lo vieron los amigos y vinieron a pedir que se lo haga”.

Ese boca en boca es fundamental para la peluquería, ubicada en Uruguay y Charcas, en el barrio Solferino. Trabaja especialmente con los chicos de clubes de barrio como Estrella del Sur y Empalme San Vicente, que le piden que les reproduzca los cortes de sus ídolos y también se animan con los dibujos.

“Trabajo con máquina y retoco con navaja, a mano alzada, sin plantilla”, dice. Y asegura que podría mejorar el servicio incorporando tintura para marcar mejor las líneas, pero que no lo hace para no estirar los costos. “Me tengo que adaptar al barrio, que es humilde. Yo cobro 100 pesos el corte, si hago un dibujo lo cobro 130 porque me lleva más tiempo. Pero lo que me importa es que los chicos se vayan contentos y que me pidan más diseños, porque es lo que me gusta hacer”, explica.

Alejandro está relacionado con el ambiente del fútbol. Trabaja en la concentración de la primera del club Temperley. “Es una buena experiencia porque si pegás onda con los jugadores, después cuando cambian de club te vuelven a llamar y sumás más trabajo”, sostiene.

Mientras tanto, de lunes a sábados, entre las 14 y las 20, espera con las navajas afiladas para plasmar sus dibujos en los cabellos de los jóvenes, y que después recorran Alejandro Korn.

 

 

Comentarios