virales historia | Tinder | Viral

"Gracias al Covid y a Tinder estoy de novia": la historia de amor que se volvió viral

Tinder, un helado de madrugada, un viaje a las montañas y un contagio que los obligó a pasar Año Nuevo juntos: la historia de amor que se volvió viral.

Una joven cordobesa contó su historia de amor sobre cómo conoció a su actual novio y se hizo viral con un hilo de Twitter. El romance tiene todos los condimentos: comenzó con Tinder y terminaron brindando en Año Nuevo, aislados por coronavirus.

La usuaria @soyfeminati tituló su reciente historia de amor como: “Gracias al covid y a Tinder estoy de novia”. Antes de desarrollar su relación amorosa, hizo una breve sinopsis: “Matcheamos, nos fuimos a pasar un finde a las sierras y terminamos aislados 12 días e iniciando un noviazgo post brindis de año nuevo”.

Ella inició su relato contando que un fin de semana se descargó Tinder, la app para conocer gente de manera virtual, “porque estaba aburrida”. “Matcheé con Maxi, que claramente me parecía bonito, pero además en su descripción decía que 'sabía de todo un poco'. Yendo”, relató.

YOQJY4BFK5GYNMAWCOWBKQTXAA.jpg
Parte de la historia de amor que se volvió viral.

Parte de la historia de amor que se volvió viral.

Un martes a la noche surgió la primera cita. ¿El motivo? El helado. Parece que el hombre tenía ganas de tomar helado, y la invitó a salir, pero según ella “la invitación era para ya, a buscar helado un miércoles feriado a las 2 de la mañana”. “No la pensé mucho, el pibe me copaba. Tomé algunas medidas de cuidado y yendo”, agregó.

“Un día llegué a su casa y tenía un regalo para mi: una vaquita de crochet. Morí de amor. Le puse Máxima y está en la repisa junto con mis cosas favoritas. Al día siguiente, antes de volver a casa, le dejé una notita en el baño como para matarlo de amor a él también. Funcionó”, relató Natalia sobre el avance de la relación.

Ella reconoce que la mayoría de las propuestas venían de su lado, entonces decidió invitarlo a pasar unos días a las sierras. “Nos tocó un clima ideal. Pileta, sierras, comida, aire acondicionado y muchos mosquitos. Ah, también armamos nuestro propio cine en el living”, contó.

Natalia cuenta: “El 31 nos agarró entre pañitos fríos en la frente (cuando quiero puedo ser un amor) y paracetamol”. Pero, a pesar de los síntomas, el covid y el aislamiento, el amor fue más fuerte: “Obviamente pasamos el 31 a la noche en aislamiento y a las 00, después de brindar con Coca, me dijo que quería ser mi novio. Y yo también quería ser su novia”.

Dejá tu comentario