almirante brown

Benjamín, el pequeño que la rompe jugando al fútbol con una pierna ortopédica

Tiene 11 años y es arquero en el club 9 de Julio de Glew. Su fuerza y voluntad lo convirtieron en un ejemplo.
lunes, 01 de julio de 2019 · 09:25

Benjamín Cáceres es un nene de 11 años oriundo de la localidad de Glew que se convirtió en un ejemplo de lucha y voluntad. Nació con una malformación congénita en su pierna derecha que lo obligó a tener que usar una pierna ortopédica, pero eso no le impidió poder hacer lo que más le gusta: jugar al fútbol.

Pese a todas las adversidades, logró tener el apoyo de su familia y de la gente del club 9 de Julio, quienes le abrieron las puertas y en donde hoy se destaca con sus grandes actuaciones como arquero, defendiendo con el corazón los tres palos.

"Es algo que no te puedo explicar verlo entrenar. Hasta el día de hoy es algo inexplicable, por el tema de que se adapta a chicos que juegan al fútbol normalmente y él, teniendo lo que tiene, juega al mismo nivel que ellos", contó su papá Alejandro a El Diario Sur.

"Benja" es hermano mellizo, y ya desde pequeño utiliza la prótesis que lo ayuda a hacer sus actividades: "A las 24 horas de vida tuvo que ser intervenido quirúrgicamente con una operación de alto riesgo, porque fue prematuro. Fue algo muy chocante para mi. Creo que hasta el día que lo vi jugar al fútbol no me había dado cuenta lo que le había pasado".

Sin embargo, él no dejó de hacer todo lo que un chico sin este problema podría hacer. Junto con su hermano Dylan siempre jugaban al fútbol en su casa o en el barrio, pero en enero de 2018 le surgió la posibilidad de mostrar todos sus dotes en una liga competitiva.

"Un amigo me dice 'vamos a jugar a la pelota en un club', y como vivimos cerca vinimos a 9 de Julio. Yo los acompañé pero no dije que venía a jugar, pensé que no me iban a dejar. Mi amigo dijo que tiene un amigo que es arquero y ataja pero le falta una pierna. Me llamaron y ese mismo día vine con la prótesis, con mi hermano y mi amigo, entré y me vio el "Chaca". Me puse a trotar y a atajar y ahí me vieron", contó Benjamín.

"Yo lo miré y no le iba a decir que no. Lo mandé a trotar como al resto y me quedé sorprendido, porque desde el vamos no se quedó. Hicimos un fulbito para ver como se manejaba y cuando lo vi tirarse y salir a cortar, dije 'este se queda'. iba a todas las pelotas como si fuera la final del mundo" , relató Jorge "Chaca" Prado, presidente del club.

Luego de comenzar a entrenar, el pequeño se sumó al equipo de la categoría 2007 y comenzó a competir en la Liga Infantil de Fútbol de Almirante Brown (LIFAB), en la que se destaca cada semana.

Su fuerza y voluntad para jugar al igual que sus compañeros lo convirtieron en un ejemplo de que, si uno se lo propone, puede lograr todo lo que uno quiere. Por eso en el club lo resaltan como un abanderado del "Si se puede". "La voluntad mueve montañas, y si él puede, cualquier nene que esté en su condición puede hacerlo", sentenció el presidente del club.

Ahora su familia y el club se encuentran realizando una campaña para conseguirle una pierna ortopédica para poder jugar, ya que al hacerlo con una prótesis que no está preparada para hacer deporte puede provocarle lesiones a futuro que le impidan seguir haciendo lo que ama.

"Es necesario que tenga una prótesis, porque el tira todo el peso del cuerpo en la pierna sana. Le hicieron un prototipo con una rodilla que le permita flexionar la pierna como nosotros, con un pie y un tobillo para saltar y hasta patear", explicó Prado. Sin embargo, este tiene un costo de $800.000, una cifra casi inalcanzable.

Mientras tanto, Benjamín continúa entrenando, defendiendo el arco de la 2007 de 9 de Julio, y sueña con llegar lejos en el mundo del fútbol. "Mi sueño es ser jugador profesional, es a lo que apunto", dijo esperanzado.

Comentarios