Canning | Canning | gastronómicos | delivery

Los gastronómicos de Canning resistieron el confinamiento a través del delivery

Varios gastronómicos de Canning aseguran que están un 50% debajo de las ventas habituales. El envío de pedidos ayudó con los ingresos, pero la demanda se reduce por la distancia entre los countries.

Luego del éxodo masivo a los countries y la llegada del confinamiento, el movimiento en la ciudad de Canning se redujo considerablemente y los locales gastronómicos volvieron a caer en una situación económica complicada, la cual ya venía golpeada por las últimas restricciones y el toque de queda. Por esta razón, perdieron su horario central de flujo de clientes durante las noches e intentaron “mantenerse” bajo la modalidad del take-away y el delivery.

Sin embargo, las grandes distancias que existen entre la mayoría de los countries y la zona céntrica, causan que la demanda no sea la esperada y no alcancen a cubrir los gastos fijos mensuales que representa estar ubicados en un sector más exclusivo como lo es Canning.

El pasado fin de semana largo, los gastronómicos de la ciudad esperaban mayor movimiento de pedidos, pese al confinamiento. “El viernes y sábado fueron nuestros mejores días, luego la cantidad de ventas se redujo notablemente”, contaron desde una de las hamburgueserías importantes del centro de Canning. “Estamos un 50% debajo de las ventas que solíamos hacer previo a las restricciones”, añadieron desde una cadena de Sushi instalada en la ciudad.

Muchos locales gastronómicos de Canning optaron por cerrar sus puertas al mediodía porque la logística que demanda abrir no se justifica por el ingreso que reciben durante el confinamiento y el periodo de restricciones.

Recién el 25 de Mayo en el marco del día patrio pudieron hacer un “poco de diferencia” en los ingresos. “Nos ayudó un poquito el locro porque si bien es un plato de costo económico se vendió en gran cantidad”, expresaron desde una de las parrillas más tradicionales de la ciudad. “Pero la realidad es que no alcanzan las ventas para poder cubrir todos los gastos que tenemos los gastronómicos. Hoy por ejemplo tenemos una pérdida cercana a los 150 mil pesos”, admitieron con incertidumbre.

Leé también:

Restricciones en Provincia: qué está permitido y qué no a partir de este lunes

C5N decidió echar a un periodista por organizar un escrache contra Patricia Bullrich

Por otro lado, desde una de las pizzerías ubicadas a la vera de la ruta 58 explicaron que si bien “trabajan con el movimiento de los vehículos” y las pizzas “se venden” en formato delivery, no ocurre lo mismo con respecto al consumo en el local nunca se puede equiparar un cubierto a un delivery”, aseguraron.

Ahora, con la culminación del confimaniento los comercios gastronómicos de Canning buscarán aumentar las ventas y mantener el “caballito de batalla” del delivery, así como también el take-away para mejorar su situación económica.

La distancia, otro gran problema

Los restaurantes y principalmente las parrillas trabajan con comidas cuyas cocciones son para degustar en el momento. Por esta razón, su fuerte es trabajar con clientes que se queden a comer en el lugar y que también paguen el plato. Sin embargo, en épocas de confinamiento perdieron ese ingreso y aseguran que si bien el delivery representa una parte importante para sumar ingresos, la demanda es poca. “Una persona va a comprar carne asada cuando sabe que vive muy cerca sino opta por quedarse a comer. Si uno tiene que enviar la comida hasta que llega a los countries se enfrío por completo”, aseguran desde una de las parrillas tradicionales ubicada sobre la ruta 58 en Canning. “Durante el fin de semana largo no tuvimos que hacer reposición de carne por la baja demanda”, revelaron.

Dejá tu comentario