Canning | Ruta 58 | San Vicente | Canning

Avivada de riesgo: automovilistas usan la mano de la Ruta 58 que aún no está habilitada

A toda hora, cruzan por las zanjas y luego se reincorporan repentinamente a la mano habilitada. Generan peligro en el tránsito y también para los trabajadores de la obra.

La hora pico del tránsito en el corredor de Canning y San Vicente es insoportable, pero algunos automovilistas encontraron una beta para intentar evitarlo. Son los llamados “vivos”, que se suelen ver por las banquinas de las rutas o las autopistas en los atascos. En este caso, utilizan la obra de la Ruta 58 para adelantarse: generan un riesgo innecesario y también un gran malestar entre los que sí respetan la ley.

Los "vivos" de siempre: Así transitan por la Ruta 58 que no está habilitada

Los atascos en el tránsito son moneda corriente para los vecinos que circulan por la Ruta 58 durante la semana y el fin de semana, tanto en las mañanas temprano como por la tarde, en la vuelta a casa. En ese contexto, los “vivos” aparecieron en Canning para adelantarse ante los atascos de los vehículos, aprovechando la calzada de la ruta que aún no se encuentra habilitada para circular.

Lo que comenzó siendo como una maniobra excepcional, que se podía alcanzar a ver en un horario pico de tránsito aventajándose por los tramos de la ruta que no están habilitados, hoy ya son moneda corriente y hasta generan cruces peligrosos cuando intentan reincorporarse a la ruta donde debe circular el tránsito como corresponde.

ruta 58 canning san vicente 2.jpeg
El caos de la Ruta 58 de cada mañana en Canning y San Vicente.

El caos de la Ruta 58 de cada mañana en Canning y San Vicente.

Algunos aprovechan para cruzarse en algún desvío hacia alguna calle que corta la ruta y otros simplemente cruzan por la zanja de tierra, aprovechando la altura de sus camionetas o hasta arriesgando a dañar sus autos. El objetivo es cruzarse para circular por la calzada sin señalizar, la cual actualmente funciona en doble mano debido a que este tipo de maniobras la realizan aquellos que viajan tanto hacia Canning como hacia San Vicente.

Esta maniobra no solo genera fastidio en aquellos que sí respetan la ley y que después tienen que detener su marcha para dejar pasar a los “vivos” a que se reincorporen en la ruta, para evitar un posible accidente. También es un peligro ya que se generaron cruces de vehículos totalmente repentinos y riesgosos, sin señalización. Todo queda a merced de la bondad de los conductores para detener su marcha y así evitar que haya un choque.

ruta 58 canning san vicente 3.jpeg

Uno de los peligrosos cruces que se generaron por este motivo, que ralentizan aún más el tránsito, se encuentra a la altura de la intersección con la calle Juana de Arco, a pocos kilómetros del ingreso y salida del barrio cerrado Solar del Bosque, donde se encuentra uno de los nuevos puentes peatonales que están en construcción.

También generan un peligro para las personas que llegan a la zona en colectivo e intentan cruzar la ruta caminando para llegar a sus trabajos, e incluso para los mismos obreros que se desempeñan en terminar la nueva calzada. “Para nosotros es un riesgo enorme, andan a 100 km/h y no les importa nada”, manifestaron trabajadores de la obra ante El Diario Sur.

Leé también: Ruta 58: construyen un nuevo puente peatonal y desvían el tránsito

En mayo de este año, los obreros instalaron obstáculos en la calzada que no está habilitada para evitar estos peligros con grandes cilindros de cemento y vallas. No obstante, los “vivos” encontraron la forma de seguir utilizándolo, circulando por los tramos que no se encuentran obstaculizados. Al encontrarse con la barrera, algunos deciden reincorporarse a la Ruta 58 y otros la evitan a través de la zanja. Esta especie de barrera no presenta un obstáculo para las motos.

Pintar, lo único que le falta a la nueva calzada

La Ruta 58 ya lleva dos años en construcción y cuando finalice alivianará el tránsito de todo el corredor que una San Vicente y Canning, permitiéndole a los conductores circular en dos carriles en el sentido hacia Ezeiza y viceversa. Según le informaron trabajadores de la obra a El Diario Sur, el asfalto de la ruta ya se encuentra completado y solo restaría pintarla. Además, se va a instalar un semáforo en el cruce con El Deslinde y Cáceres, donde habrá también una rotonda distribuidora de tránsito. Restan también otras tareas complementarias.

ruta 58 canning san vicente 4.jpeg

La Ruta 58 contará con tres puentes peatonales

A principios de noviembre, dos cruces peatonales fueron instalados y se encuentran en construcción en la Ruta 58. Uno de ellos, en el cruce con la calle Juana de Arco -en Canning- y el otro, a la altura del ingreso y salida del country de San Vicente El Lauquén, a pocos metros del peligroso cruce con El Deslinde y Cáceres.

El tercer puente peatonal comenzó a instalarse para su construcción este viernes, a la altura del futuro country Pride Canning, en San Vicente. Debido a que los obreros se encontraban trabajando sobre la Ruta 58, el tránsito fue provisoriamente desviado por un tramo de la calzada que aún no está habilitada para transitar. Restaría la construcción de un nuevo puente, además de 20 refugios peatonales.

ruta 58 canning san vicente 5.jpeg

Más de mil millones de pesos de inversión

El proyecto oficial, que comenzó los primeros días de julio de 2021 y lo lleva adelante la empresa Pose, tiene como objetivo duplicar la calzada y repavimentar toda la ruta en el tramo que pasa por los distritos de Ezeiza, Esteban Echeverría, Presidente Perón y San Vicente. El presupuesto para los trabajos es superior a los 1.360 millones de pesos y, según la planificación inicial, los trabajos culminarían a fin de año, o a principios del año próximo.

Dejá tu comentario