Columnista | COVID | vacunados |

Vamos (otra vez), por la mitad del vaso lleno. Otra vez (y siempre)

Nuestras clínicas y hospitales en la Argentina desbordan de pacientes. Vienen días difíciles. Pero hay una luz, que (también) viene hacia aquí. Por Ricardo Varela.

Cuando en la Argentina volvemos a hacer estrictos los controles para tratar que la segunda ola no nos lleve puestos, elijo hacer visible la luz al final del túnel.

Los países donde las campañas de vacunación avanzan a “buen ritmo” comenzaron a volver a cierta normalidad que para nosotros es hoy agua en el desierto. O tal vez un buen horizonte donde proyectarse en estos días aciagos (los actuales y los que vendrán).

Israel es el país que vacunó más rápido y eso le permitió terminar con casi todas las restricciones impuestas para evitar la propagación del virus (incluida la obligación de usar barbijo al aire libre), además de poder reabrir su economía, la vuelta plena de la hotelería y de las clases presenciales en las escuelas. Con más de 9.291.000 habitantes, Israel tiene el 57,8% vacunados, porcentaje que sumando los pacientes recuperados arroja un total del 64% de sus habitantes protegidos frente al COVID-19. El 25% restante está conformado por menores de 16 años, cuya vacunación (por el momento) no está sugerida. Esta semana registraron 1.850 enfermos activos, 129 nuevos contagios, 157 enfermos en estado grave y 0.4% de positividad, convirtiéndose en un modelo a seguir para todos los países del mundo.

Varios pasos atrás de Israel, otros países empiezan a disfrutar del combo que significa la llegada del calor y la baja de contagios.

En Italia reabrieron las mesas de bares y restaurantes en espacios abiertos. Aunque vuelven a ofrecer almuerzos y cenas, están obligados a cerrar más temprano para respetar el toque de queda de 22 a 5. También se podrá jugar al fútbol y practicar otros deportes al aire libre e ir a parques y plazas sin limitaciones. Más de 47 millones de italianos podrán moverse libremente entre las catorce de las veinte regiones que fueron declaradas como de “bajo riesgo de contagio”. En las otras seis (las más castigadas por la pandemia) son necesarios permisos especiales. Las nuevas medidas se concentran en el plan de vacunación masivo que alcanzó a casi 20 millones de personas (cinco millones con las dos dosis) sobre un total de 60 millones de italianos. El gobierno prevé 500 mil vacunados por día, garantizando “domar” la epidemia hacia fines del verano europeo en septiembre próximo. Cerrados desde octubre pasado, también abrieron esta semana cines, teatros y salas de espectáculos respetando la reducción del aforo a la mitad de los espectadores habilitados. Después de casi 6 meses reabrieron la Opera de Roma y el mítico Coliseo...

En Inglaterra bares y restaurantes abrieron sus terrazas (el servicio interior tendrá que esperar al 17 de mayo). A pesar de las bajas temperaturas, muchos de los 56 millones de ingleses volvieron a disfrutar de la típica cerveza al aire libre, tradición de los pubs británicos. En Oxford Street (una de las principales calles comerciales de Londres) hubo filas desde las 5 de la mañana, con gente desafiando el frío para “volver” a la tradicional Harrods que llevaba meses cerrada.

En Estados Unidos el presidente Biden saca pecho: “Les prometí que en los primeros 100 días de gobierno habríamos aplicado 100 millones de dosis pero les mentí, ya llevamos más de 220 millones”. Su euforia discursiva convivió con dos anuncios: a) aquellos que ya tienen las vacunación completa pueden dejar de usar barbijo, b) un llamamiento especial a los jóvenes para que se vacunen (algo que no estaría sucediendo voluntariamente, a pesar que las vacunas les sobran). Este viernes el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció que planea abrir al 100% la actividad de la ciudad a partir del 1° de julio: “Nuestro plan es abrir completamente la ciudad de Nueva York. Estamos listos para que las tiendas abran, también los negocios, oficinas y teatros, con toda la fuerza”. Los últimos datos revelan que un 52% de residentes de Nueva York (3,4 millones de personas) recibieron una dosis de la vacuna contra el COVID, mientras que un 36% (2,4 millones de habitantes) ya completó el proceso de vacunación. Nueva York es la capital mundial del turismo y sufrió devastadoras consecuencias por el COVID-19: en 2020 hubo 44 millones de turistas menos y 60.000 millones de dólares de pérdida con respecto a 2019. El 46% de los trabajadores de la industria hotelera de la “Gran Manzana” fueron despedidos durante 2020.

España, segundo país del mundo en recepción de turistas, también necesita que el turismo extranjero se recupere este verano. Las primeras aperturas de la primavera hicieron llegar una oleada de turistas alemanes que buscan las playas de arena blanca de Mallorca. Todo posible porque Berlín suavizó las restricciones a los viajeros cuando están de vuelta en tierras germanas. El turismo internacional se hundió en la España del COVID (80% menos que en 2019), el nivel más bajo desde 1969. España vacuna cerca de 400.000 personas por día y registra más de 16 millones de vacunados, números que prevén 100% de cobertura en los próximos tres meses.

Mientras tanto, nuestras clínicas y hospitales en la Argentina desbordan de pacientes, se baten récords de consumo de oxígeno, aunque los casos nuevos confirmados suben más rápido que los porcentajes de letalidad. Único dato estadístico aliciente en este minuto, producto de ya haber vacunado a los adultos mayores y más vulnerables.

Vienen días difíciles. Pero hay una luz, que (también) viene hacia aquí.

Buena semana.

Te puede interesar

Dejá tu comentario