Espectáculos

El papá de Barbie Vélez reveló que Fabián Rodríguez llamó a su hija antes de quitarse la vida

En una entrevista para la revista Pronto, Alejandro Pucheta contó cómo fue la última comunicación que tuvo el ex marido de Nazarena Vélez con su hija.
jueves, 03 de octubre de 2019 · 07:39

Alejandro Pucheta, el papá de Barbie Vélez, se refirió a la muerte de Fabián Rodríguez, el exmarido de Nazarena Vélez que se suicidó el 24 de marzo de 2014 en la oficina de Jaz Producciones, en el barrio de Palermo.

En ese momento, se encontraba de vacaciones en Miami, mientras que en Buenos Aires había quedado su primogénita, a quien, según Pucheta, el empresario recurrió para despedirse.

Según lo que comentó Alejandro, ese día fue "una locura total". "Todos los domingos Barbie viene a comer a casa, ese día justo la tenía que llevar a San Isidro. Íbamos en el auto desde Quilmes y a la altura del Obelisco le sonó el celular. Era Fabián, que le decía ‘Hola Barbarita, te llamo para despedirme’".

Ella le contestó ‘Bancame que me está llevando mi papá en auto, en 20 minutos llego y nos vemos’. Se ve que ya había tomado la decisión, lo cuento y se me pone la piel de gallina”, relató en una entrevista que dio para la revista Pronto.

Luego siguió:  "Nosotros lo tomamos como que se despedía porque se iba a otro lado. Le dijo que dejaba a Thiago con la niñera. En ese momento Nazarena estaba en Miami, él había pasado todo el día con el nene en la casa y a la noche se iba. Yo la dejé a Barbie en su casa, me fui a lo de mi novia y me acosté a dormir. A la madrugada empecé a recibir los mensajes de mi hija contándome lo que había pasado”.

Alejandro Pucheta reconoció que sentía mucho aprecio por el empresario "porque tuvo gestos de 'papá' con Bárbara". En las fotos que Nazarena publicaba en sus redes se podía visualizar la buena relación que mantenían.

El SAME constató que Rodríguez -padre de tres chicos- murió ahorcado. Un día después, se conoció que había sido condenado por estafas. El Tribunal Oral N° 30 estableció una pena de un año y medio de prisión tras un juicio abreviado por los delitos de “estafa en concurso ideal con falsificación de documento privado". Fue acusado de usurpación de título ya que, supuestamente, se había hecho pasar por abogado (su profesión era contador), en el 2006 y 2007.

Comentarios