Esteban Echeverría | Parish Robertson | años | portero

Siete años de prisión para el ex portero del Parish Robertson de Monte Grande: lo detuvieron

Ramón Espíndola, ex portero del Instituto Parish Robertson de Monte Grande, fue condenado a siete años de prisión por abuso sexual y grooming.

Este martes quedó efectiva la pena de siete años de prisión que había solicitado Viviana Giorgi, fiscal de Lomas de Zamora, a Ramón Espíndola, el ex portero del Instituto Parish Robertson de Monte Grande acusado de abusar sexualmente de una alumna menor de edad. La jueza Mariel Alegre, del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de Lomas de Zamora, ordenó la detención de Espíndola.

La causa está caratulada como “abuso sexual agravado por tratarse el autor encargado de guardia en concurso real con grooming” y se debe a las diferentes situaciones de abuso y grooming que Espíndola le habría hecho pasar a una alumna de 14 años entre julio y diciembre del 2018.

Previamente, el caso estuvo en manos de la fiscalía N°3 de Esteban Echeverría, que se encarga específicamente de casos sobre violencia familiar y de género, abusos sexuales y delitos conexos a la trata de personas. Allí, la fiscal Verónica Pérez constató que el ex portero se comunicaba vía WhatsApp con la alumna para pedirle fotos e intentar concretar un encuentro.

portero 02.png
Ramón Espíndola fue el portero del Instituto Parish Robertson durante muchos años.

Ramón Espíndola fue el portero del Instituto Parish Robertson durante muchos años.

La menor de edad había denunciado que fue abusada en uno de los laboratorios del Instituto Parish Robertson. Además hubo otras denuncias contra el hombre, en donde aseguraban que el portero las abrazaba y les “mordía la oreja”. Sin embargo, las dos ex alumnas que las realizaron desistieron de la acción penal.

“Te veo mañana, te espero antes de que te vayas. Nuestros corazones están latiendo al unísono, ya te estoy extrañando. Si podés y querés sacate fotos y mandame. Cuando puedas nos escribimos”, es uno de los mensajes enviados a una de las alumnas. Hubo más: “Cuando puedas, llamame o igual escribime, si podés sacate una foto en el gimnasio y mandame. Te espero siempre con los brazos abiertos y con el corazón más”. Además, en horarios de clase le preguntaba: “¿Venís un ratito?”.

El hombre había sido detenido en enero del 2019 después de realizar un peritaje a su celular y tras analizar el testimonio de la víctima en la Cámara Gesell. El portero fue separado de su cargo, a pesar de que a los pocos días de su detención fue excarcelado con una restricción de acercamiento a la menor.

Dejá tu comentario