Esteban Echeverría | Monte Grande | fisicoculturismo | campeona

Una ama de casa de Monte Grande es campeona de fisicoculturismo

Se trata de Sabrina Anello, de 41 años, que es madre de familia en Monte Grande. Se involucró en el físicoculturismo y hoy es la campeona sudamericana.

El pasado sábado 20 de noviembre, Sabrina Anello, una ama de casa y madre de familia de Monte Grande, se coronó campeona sudamericana de fisicoculturismo a nivel amateur. El evento, que contó con la participación de mujeres de países de todo el continente, se llevó a cabo en el Hotel Hilton de Buenos Aires y está organizado por la IFBB (Federación Internacional de Fisicoculturismo), entidad que lo rige a nivel mundial.

Sabrina Anello tiene 41 años, está casada hace más de 15 años y tiene dos hijas, de 16 y 14. Ella armó toda su vida en Monte Grande, donde se crio, finalizó sus estudios y se casó. Un día, el fisicoculturismo llegó a su vida, lo adoptó y hoy es la campeona sudamericana amateur en el continente.

“Es algo que para mí, en este momento de la vida, fue inesperado. Nunca me imaginé que iba a vivir esto”, le expresó Sabrina Anello a El Diario Sur. “Cuando me dijeron de competir, nunca me imaginé este momento de decir que gané esto, un torneo tan importante y en este momento de la vida”, agregó.

sabrina anello fisicoculturista 4.jpg
Sabrina Anello es de Monte Grande y es campeona sudamericana de fisicoculturismo.

Sabrina Anello es de Monte Grande y es campeona sudamericana de fisicoculturismo.

“Yo entrené siempre, siempre me gustó. Pero con el fisicoculturismo arranqué hace poco. Fue en enero de este año. Estando en el gimnasio, que los profes me veían ahí entrenar, me empezaron a decir si quería competir y acepté. No fue que de un día para el otro dije que sí, fue todo un proceso. Además del entrenamiento tenía que empezar una dieta y debía tomar una decisión de comenzar algo más estricto y con otra responsabilidad”, explicó.

Sabrina destacó el apoyo de su familia para tomar la decisión final: “Lo hablé acá en familia y al tiempito dije ‘sí, voy a probar’. Ellos me apoyaron siempre, tanto mi marido como mis hijas, todo. Tengo 41 años, ya no soy una pendeja. Era tomar una decisión importante. Era decir ‘bueno, lo hago, me animo, no me voy a quedar con las ganas’. Nunca es tarde”.

Si bien siempre se mantuvo con buenos hábitos alimenticios y le gustó el entrenamiento, jamás creía que podía llegar a involucrarse: “Nunca me había llamado la atención, lo empecé a analizar cuando me lo propusieron. El tema físico me encantó siempre. Ahí me empecé a preparar con Maxi (Puey) y Celeste (Maidana). Fui cambiando el entrenamiento y también la dieta estricta, que esa es la parte que más conducta tenés que tener. Es combinar el entrenamiento y la dieta en función a la categoría a la que vas”.

sabrina anello fisicoculturista 7.jpg
La campeona sudamericana de fisicoculturismo de Monte Grande junto a su marido.

La campeona sudamericana de fisicoculturismo de Monte Grande junto a su marido.

Su categoría es Bikini Máster +40 años (hasta 45). Las categorías están divididas por edad y por altura, y cada una debe cumplir ciertas aristas. Se tienen en consideración las líneas generales del cuerpo, el equilibrio y las proporciones, la tonificación y la apariencia saludable.

“Si bien siempre me alimenté de manera saludable, no fue fácil la adaptación al cambio en la dieta para el entrenamiento. Primero tenés que acomodarte con los horarios. Yo ya me levantaba temprano para llevar a mis hijas al colegio, y a eso de las 8:00 ya me iba a entrenar”, describió Sabrina, que entrena seis veces por semana, alrededor de una hora y media. “A las 4 de la tarde, o a las 7 por ejemplo, tenía que comer pollo, con brócoli o zapallo o lenteja, pero era comer pollo todo el día. Me levantaba y desayunaba pollo y lenteja”, remarcó.

El sábado 20 de noviembre, se galardonó en el Olympia South América, que coronó a Sabrina de Monte Grande como la campeona sudamericana de fisicoculturismo a nivel amateur. La competencia consistió en que ocho jueces juzgaron cada pose de las participantes, la frontal, lateral y de atrás, y también la actitud. Cada una tuvo su momento individual arriba del escenario y luego lo hicieron a la vez.

sabrina anello fisicoculturista 1.jpg
La campeona sudamericana de fisicoculturismo y su preparador, ambos de Monte Grande.

La campeona sudamericana de fisicoculturismo y su preparador, ambos de Monte Grande.

“En mi categoría éramos 3, competí contra una chica de Paraguay y otra de Argentina. Estaba relajada. De los tres torneos es el que mejor llegué con la preparación. A diferencia de los otros torneos que salíamos todas juntas, nos hicieron salir al escenario de a una. Te nombran y salís. Aparte era todo el salón enorme del Hilton, no sé cuanta gente había pero era mucha, y todas las luces hacia vos”, expresó.

La evaluación no es numérica. Una vez finalizadas las pasadas, el jurado anuncia el tercer lugar, el segundo y luego el primero. “Cuando me nombran fue una emoción terrible. Ya cuando dieron el segundo lugar, que restaba mi nombre, fue toda una emoción. Todos los chicos gritaban, fue hermoso. Yo fui con la convicción de que podía hacerlo. Principalmente, lo que más confianza te da es cuando vos sentís que hiciste todo como había que hacerlo. Después el resultado puede ser cualquiera, pero vos sabes que hiciste las cosas bien”, explicó.

Y ahora, Sabrina Anello disfruta de su medalla y su familia en Monte Grande: “Con esto ya es suficiente para mí, no me satisface buscar ser profesional. Quizás el año vuelva a competir, pero de manera amateur. Por ahora, me retiro campeona. La exigencia para esto fue fuerte, y si querés ser profesional es mucho más grande aún. No estoy preparada para eso. Yo tengo una familia también, estoy para otra cosas”.

Dejá tu comentario