Esteban Echeverría | angelo | Monte Grande | Peluquería

Angelo llegó a los 65 años en actividad: la histórica peluquería de Monte Grande

Angelo llegó a Monte Grande en 1954, desde Italia. Instaló su peluquería en la ciudad y siguió con ella hasta el día de hoy.

La peluquería Angelo, ubicada en la esquina de Herminio Costanzo y 25 de Mayo, está en Monte Grande desde hace 65 años. Primero se instaló en el centro, en Rojas y Vicente López, en 1954, pero debido a varias quejas de clientes porque no podían estacionar cerca, en 1974 se mudaron a su actual locación.

La peluquería de Angelo llegó a los 65 años en actividad: un histórico de Monte Grande

Angelo Lo Conte, fundador de la peluquería, de 84 años, llegó de muy joven a la Argentina como inmigrante desde, Nápoles, Italia y abrió el comercio cuando apenas tenía 15 años en Monte Grande. En Europa le cortaba el pelo a sus amigos y apenas llegó al país comenzó a desplegar su talento en su propio local instalado en la ciudad. Su padre ya se encontraba en Argentina con trabajo y, para evitar el servicio militar y la guerra en Italia, tomó la decisión de cruzar el Océano Atlántico.

Echeverría - Pag 2 - Peluquería Angelo (monte grande hijos) (4).jpg
La peluquería Angelo está en Monte Grande desde hace 65 años.

La peluquería Angelo está en Monte Grande desde hace 65 años.

Angelo se dedicó a su peluquería durante toda su vida y hace pocos meses, en medio de la pandemia, dejó la actividad. Actualmente la gestionan Claudio y Alejandro, sus hijos, que también son peluqueros y trabajan en el local. “El primero en llegar al país fue mi abuelo, para trabajar en el Hospital Muñiz como albañil. Él mandó a llamar a todos sus hijos desde allá para que evitaran la guerra y ahí empezó la historia de la peluquería”, le contó Alejandro Lo Conte a El Diario Sur.

El padre de Angelo le alquiló un local en el centro de Monte Grande, entre Alem y Vicente López, donde comenzó a desarrollar su profesión a la corta edad de 15 años. “Empecé desde los ocho años a cortar el pelo, en Italia. Cuando llegué a acá ya sabía el oficio. En Rojas 76 estaba la primera peluquería, que la consiguió mi papá a nombre de él porque yo tenía 15 años nada más, no podía adquirirla. Cuando venían los clientes me veían jovencito y me preguntaban ‘¿y tu papá?’, se sorprendían”, explicó Angelo.

Echeverría - Pag 2 - Peluquería Angelo (monte grande hijos) (3).jpg
Angelo Lo Conte, dueño, y Alejandro, uno de sus dos hijos.

Angelo Lo Conte, dueño, y Alejandro, uno de sus dos hijos.

Al trabajar tantos años en la ciudad, Angelo, Claudio y Alejandro vieron cómo crecían varias generaciones de familias que se atienden en su peluquería. “Mi papá conoce a médicos consagrados, famosos, que los conoció cuando estaba estudiando. Después a sus hijos, que empezaron a estudiar medicina, después que se convirtieron en doctores y tuvieron hijos, que crecieron y vienen todos a atenderse acá”, describió Alejandro.

“Uno ve cómo van cambiando las familias, se van agrandando y conocés personas desde que son bebés, que los traen a pelarse, hasta que crecen y traen a sus hijos. La verdad que es una sensación y una satisfacción hermosa. Sentir el cariño de la gente del barrio y de la ciudad que por tantos años nos apoyan y hasta muchas veces vienen sólo para compartir un mate y ver cómo está mi viejo, es muy lindo lo que se generó”, continuó.

Angelo se jubiló a sus 65 años, pero hasta los 80 siguió atendiendo en la peluquería. “El pulso todavía lo tiene bárbaro, el problema es que ya con los años se fue cansando un poco hasta que a sus 84, hace poco, decidió no cortar más el pelo. ‘Hasta acá llegué’ nos dijo, nosotros, entre risas, decimos que ‘colgó la tijera”. Ahora Angelo se dedica a cuidar su casa, cerca de la peluquería, y salir a pasear sus mascotas.

Echeverría - Pag 2 - Peluquería Angelo (monte grande hijos) (2).jpg
Angelo actualmente ya no trabaja en la peluquería pero siempre está de paso.

Angelo actualmente ya no trabaja en la peluquería pero siempre está de paso.

Angelo “colgó la tijera” en la pandemia

“Los tres primeros meses que no pudimos abrir la peluquería fueron muy duros para mi papá”, contó Alejandro Lo Conte, uno de los hijos de Ángelo. “Nos comentó ‘de acá para adelante, no voy a trabajar más así que vos Claudio, por ser mayor, te vas a encargar’. Ahora Claudio está de vacaciones, pero es el que está más activo con la peluquería para que siga en actividad y con la tradición. Ojalá que sea por muchos años más”, agregó Alejandro, que empezó a trabajar en la peluquería a los 15 años, cuando salía del colegio.

Dejá tu comentario