Esteban Echeverría | Esteban Echeverría | vecina | Diabetes

Dolor en Esteban Echeverría por la muerte de Teresa Paseri, fundadora de la Asociación Manos Dulces

Trabajaba por la concientización y el acompañamiento de los pacientes con diabetes de Esteban Echeverría. Tenía 77 años y padecía una diabetes tipo II avanzada.

En horas de la madrugada de este viernes 28 de julio, falleció la vecina de Luis Guillón Teresa Paseri, a sus 77 años, debido a una diabetes avanzada. Era líder y una de las fundadoras de la Asociación Manos Dulces de Esteban Echeverría(AMADU), donde trabajó en conjunto con la Unidad de Diabetología del Hospital Santamarina para acompañar a las personas con diabetes del distrito. Se encontraba internada en el Sanatorio Modelo Burzaco.

Teresa Paseri era una querida vecina de Luis Guillón, mamá de dos mujeres, conocida por su trabajo y voluntad en la comunidad de Esteban Echeverría ayudando a los jóvenes con diabetes. Comenzó siendo una paciente en el Hospital Santamarina de Monte Grande y se convirtió en una referente de la diabetes a nivel nacional. “Su mano generosa siempre tendida, su mesura, bondad y transparencia inspiró a quienes la conocían. Fue la tía postiza de decenas de jóvenes que comenzaban a convivir con la enfermedad”, la describió el médico diabetólogo Gabriel Lijteroff, amigo y doctor de Teresa Paseri, ante El Diario Sur.

Luis Guillón vecina teresa paseri diabetes 2.jpg
Teresa Paseri, vecina de Luis Guillón, fue una de las fundadoras de la Asociación Manos Dulces de Esteban Echeverría.

Teresa Paseri, vecina de Luis Guillón, fue una de las fundadoras de la Asociación Manos Dulces de Esteban Echeverría.

A la vecina de Luis Guillón se le detectó desde hace más de 30 años que padecía diabetes. Desde entonces que comenzó a tratarlo y se involucró tanto que se instruyó, estudió y ayudó a muchos jóvenes de la región con su misma condición. En los últimos días, su estado de salud empeoró y debió ser internada en el Sanatorio Modelo Burzaco, donde falleció esta mañana debido a una descompensación cardíaca y renal.

“Teresa nos enseñaba que la diabetes es una mochila que hay que aprender a acomodar y salir a adelante con ella. Hoy ella la deja y sale a volar alto para descansar en paz”, expresó el doctor Gabriel Lijteroff sobre la vecina de Luis Guillón, quien supo ser su paciente durante más de 25 años.

“Ella tenía un gran espíritu que la caracterizaba. Tenía diabetes tipo II y una fortaleza que la llevó a ser quien era a pesar de su condición. Era una líder que motivaba a los pacientes desde el afecto, sabía cómo llegarle a los jóvenes porque les hablaba como una compañera”, añadió Lijteroff.

Familiares y amigos de Teresa Paresi tuvieron la oportunidad de despedirla por última vez esta tarde, en el velorio que se llevó a cabo a las 14:00 en Casa Ianiro, en Monte Grande.

Dejá tu comentario