Esteban Echeverría | Monte Grande | Diabetes | Hospital Santamarina

Dos vecinas de Monte Grande fueron distinguidas por concientizar sobre la diabetes de forma solidaria

Se trata de Alba Jadrosich y Teresa Paseri, fallecida en 2022. Ambas fueron reconocidas por su trabajo en la Asociación Manos Dulces (A.MA.DU) de Monte Grande.

Alba Jadrosich y Teresa Paseri se conocieron en los pasillos del Hospital Santamarina de Monte Grande hace más de 30 años, cuando las dos se iban a tratar su diabetes al área especializada del centro de salud que dirige el médico Gabriel Lijteroff.

Allí iniciaron una inquebrantable relación de amistad, que las llevó a integrar la Asociación Manos Dulces (A.MA.DU), que brinda apoyo a las personas con diabetes de todas las edades. Es por esto que la Federación Internacional de Diabetes las distinguió por su compromiso con la comunidad y su lucha para mejorar la vida de las personas que conviven con la enfermedad en el marco del Mes de la Mujer.

Teresa falleció en el 2023 pero Alba continúa a sus 74 años trabajando en A.MA.DU y recibió con mucha emoción esta distinción que le fue otorgada. “La verdad que no me lo esperaba, también sentía tristeza porque no estaba mi amiga de toda la vida, no lo pude festejar del todo, pero tanto yo como mi familia estamos muy orgullosos”, contó Alba, en diálogo con El Diario Sur.

foto 2 suelta (1).jpg
Alba, vecina de Monte Grande, recibió su diagnóstico de diabetes hace más de 30 años

Alba, vecina de Monte Grande, recibió su diagnóstico de diabetes hace más de 30 años

“Todo este tiempo estuvimos ayudando a los pares, fuimos a colegios a dar charlas, estamos para ayudar, compartir momentos buenos y malos”, señaló la vecina, sobre la labor de A.MA.DU, que este viernes organizó un evento en el que se reunieron más de 80 personas en un encuentro de concientización, un evento que repiten cada mes.

“Vienen profesionales que hablan distintos temas relacionados con la enfermedad, cada charla va por un tema distinto. Además queremos que se convierta en un evento tan solemne y se hace un lindo número musical para alegrar a los pacientes, además de un sorteo”, contó Alba.

Durante todos estos años a ella y a Teresa les tocó enfrentar muchas luchas como la que se dio para la reglamentación de la Ley de Diabetes para poder recibir los medicamentos de forma gratuita. “Si no fuera por es ley que nos ampara no estaríamos recibiendo la medicación que es tan cara por la Obra Social que cada uno tenga o por parte de Prodiaba, un programa de Provincia para las personas que no tienen cobertura médica”, indicó la mujer.

La diabetes ya no es mala palabra

“Cuando recibí mi diagnóstico me puse muy mal, pensé que me iba a morir”, recuerda Alba sobre el momento en el que se enteró que padecía diabetes. “Después fui aprendiendo sobre el tema, es muy importante la educación en diabetes, para poder sobrellevar la enfermedad”, aseguró la vecina.

“Con el avance de la medicina, ya no es necesario dejar de comer. Hay que hacer una dieta moderada, hacer actividad física dependiendo del cuadro y hay que cuidarse para poder tener una vida normal”, finalizó Alba.

Leé también: Robó un celular en Longchamps y su escapatoria quedó filmada: fue detenido

Dejá tu comentario