Ezeiza

En Ezeiza se construye el Reactor Multipropósito más moderno del mundo

La obra pasó por momentos críticos en los últimos años, pero todos los planes indican que estará terminada en 2022. Podrá producir el 20% del molibdeno que se consume en el planeta.
lunes, 16 de diciembre de 2019 · 15:19

En el mismo predio donde se encuentra el Centro Atómico de Ezeiza se construye un enorme Reactor Multipropósito que será el más moderno del mundo debido a que tendrá todas las herramientas para producir el 20% del molibdeno que se consume en el planeta y dejar al país entre las principales potencias del mercado radiofármaco. 

El proyecto comenzó cerca del 2010, por eso, según los planes originales ya debería estar por inaugurar, pero una falta de presupuesto modificó todo el panorama. Recién en 2022 los profesionales estiman que estará apta para comenzar a operar. 

RA - 10 será muy útil para avanzar con la investigación de haces de neutrones, fundamental para la producción, testeado y estudio de los materiales destinados a la industria de la medicina nuclear. La avanzada construcción buscará crecer en el ámbito de las técnicas neutrónicas, que hasta el momento no tiene un potente desarrollo. 

"El RA-10 cuadruplicará la producción actual de radioisótopos en la Argentina y cubrirá las próximas décadas, en las cuales habrá un vacío importante. Entre 2024 y 2028 las industrias más grandes del mundo cumplirán su vida útil y es una importante oportunidad”, aseguró uno de los impulsores del proyecto. 

La elaboración de los productos mencionados, es justamente la razón por la cual se llama “multipropósito” y especialistas aseguran que será uno de los mejores dentro de diez años, cuando solo queden operando sus pares de Australia, Holanda y Corea. 

No quedan dudas sobre el impacto positivo que tendrá sobre la ciencia argentina, donde no solo servirá como herramienta de investigación y desarrollo con haces de neutrones, sino que completará la capacidad del país para desarrollar y calificar combustibles utilizados en centrales nucleares. 

Comentarios