SPEGAZZINI

El caso de violencia de género y corrupción policial que llamó la atención del Papa Francisco

Beatriz Castro es policía. Fue golpeada por su jefe pero no recibió ayuda, la separaron de la fuerza y buscó apoyo espiritual enviando una carta al Vaticano. Hoy, cinco años más tarde, su caso avanza en la Justicia y está cerca reincorporarse a su trabajo.
viernes, 08 de febrero de 2019 · 13:09

"Bety", como la conocen sus familiares y amigos, decidió escribirle una carta al Papa Francisco durante uno de los momentos más complicados de su vida, tras cinco años fatídicos en los que no encontró ayuda en ninguna de las instituciones a disposición de las víctimas de violencia de género. Su condición de oficial de la Policía Bonaerense le generó trabas para llevar su caso a la Justicia y recién ahora está logrando retomar el rumbo de su vida. 

Beatriz Castro es vecina de Spegazzini. Trabajaba en la comisaría de Villa Luzuriaga, La Matanza, donde en el año 2014 fue violentada físicamente por uno de sus superiores. Denunció el caso en la línea telefónica 144, pero le dijeron que no podían darle asesoría legal por ser parte de la Policía Bonaerense. No solo Beatriz no recibió ayuda, sino que además se le hizo un sumario dentro de la fuerza y fue suspendida por 45 días, acusada de realizar una falsa denuncia hacia su jefe. Tiempo después él sería trasladado a una comisaría de Mar de Las Pampas, donde obtuvo dos ascensos –de sub comisario llegó a comisario inspector-, pero recibió importantes cuestionamientos de los vecinos de aquel lugar que hicieron una marcha en su contra acusándolo de pedir sobornos a comerciantes. 

Por su parte Bety, cansada de encontrarse siempre con obstáculos y contrariedades, buscó apoyo espiritual: Envió dos cartas hacia el Vaticano contando la terrible experiencia por la que había pasado y cómo ninguna de las instituciones públicas le había brindado apoyo, esperanzada de que sus plegarias lleguen a manos del Papa Francisco. El Sumo Pontífice se hizo eco del mensaje, y Beatriz recibió una respuesta más que gratificante.

"Su Santidad, agradeciendo el gesto de confianza, pide al Señor que encuentre esa paz y fuerza espiritual que solo Dios puede conceder. Con estos deseos, el Papa Francisco ruega que rece por él y por su servicio al santo Pueblo de Dios", dice un fragmento de la carta redactada por el Monseñor Paolo Borgia, asesor directo de Francisco. El mensaje enviado desde la Santa Sede fue el primer paso para que Bety recuperara las esperanzas y, en paralelo, pudiera sacar a flote su caso. En marzo comienza el juicio oral y público contra el inspector comisario que la golpeó en aquella comisaria de La Matanza, cinco años atrás. 

Comentarios