El adiós a un grande

A sus 70 años murió Niki Lauda, el tres veces campeón del mundo en Fórmula 1

Es reconocido como uno de los mejores pilotos de la historia del automovilismo con 23 carreras ganadas y tres títulos mundiales. Falleció ayer por la noche por causas naturales.
martes, 21 de mayo de 2019 · 08:01

El automovilismo está de luto en todo el mundo. A sus 70 años, y por causas naturales, falleció ayer por la noche Niki Lauda, quien supo erigirse como uno de los grandes pilotos de Fórmula 1. Logró imponerse en un total de 25 carreras, ganó tres títulos y pudo sobreponerse de un terrible accidente que padeció en 1976 en el circuito de Nürburgring.

En una época que era difícil hacer la diferencia, su talento se hizo presente. Lo consideraban un “ingeniero puesto al volante” por su inteligencia y sangre fría al manejar por los circuitos de todo el mundo. Su carrera le dejó grandes cicatrices producto de un accidente ocurrido el 1 de agosto de 1976, del que se lo recuerda por haber salido vivo de las llamas. Desde entonces logró recuperarse y volver a correr, siguiendo con su carrera.

Múltiples versiones indican que el austríaco se encontraba internado en una clínica privada de Suiza por una diálisis renal, ya que había sido trasplantado en dos oportunidades (1997 y 2015). Con un pronóstico desalentador, fue su familia quien reconoció la trágica noticia. El año pasado había recibido un trasplante de pulmón.

Proveniente de una familia adinerada, debió desafiar el mandato de hombre de negocios para convertirse en un piloto profesional sin apoyo alguno de sus padres.  Su pasión por los autos y su conocimiento de mecánica lo llevaron a ser uno de los mejores.

Cuando se encontraba en el mejor momento de su carrera fue protagonista de un accidente que casi le cuesta la vida, siendo uno de los más terribles del automovilismo hasta el momento. Se encontraba en el Gran Premio de Alemania y, con la pista mojada, decidió jugársela y cambiar en la primera vuelta sus neumáticos a unos secos. En su segunda vuelta, no obstante, su Ferrari perdió el control y golpeó el muro de contención. Envuelto en llamas y chocado por un compañero rezagado, fue auxiliado por el piloto Arturo Mezario, quien trató de sacarlo del auto inconsciente.

En el hospital de Mannheim, donde fue derivado de inmediato, recibió la extremaunción. No obstante, logró sobrevivir y sólo seis semanas más tarde volvía a las pistas. Siendo que la escudería para la cual corría ya tenía un reemplazo, el campeón sólo se perdió dos citas y continuó con su carrera pese a sus dolores y secuelas. Aquél año logró ser subcampeón tras una última jornada de intensas lluvias pero al año siguiente llegó su segundo título.

Con 30 años, en 1979, se retiró y se dedicó a los negocios en una compañía de vuelos chárter. No obstante, en 1982 McLaren lo convenció para volver y dos años después conquistaba su tercer título. En 1985 finalmente se despidió de las pistas y retomó los negocios en la aviación, fundando junto a Air Berlin en 2003 la low cost Niki.

Sus problemas de salud vinieron derivados del accidente ocurrido en 1976. Sus pulmones fueron deteriorándose por los gases tóxicos de aquél incendio y poco después necesitó dos trasplantes de riñón, cuatro trasplantes de piel que fueron rechazados por su sistema y otras tantas secuelas.

Comentarios