Lomas de Zamora | Lomas de Zamora | calesita | Parque Finky

Emotiva reapertura de un ícono de Lomas de Zamora: "Mientras exista un chico en la tierra, vivirá la calesita"

La calesita de Don Juan, la más antigua de Lomas de Zamora, sobrevivió a la pandemia y da sus primeras vueltas en el Parque Finky, su nuevo hogar.

La histórica calesita de Don Juan, esa que estuvo durante 70 años en la zona de Plaza Grigera de Lomas de Zamora, comenzó a funcionar después de nueve meses en su nuevo hogar: el Parque Finky de Turdera. Un ícono que sobrevivió a la pandemia y que sigue más vivo que nunca.

El 25 de febrero de 2020 había sido la última vez que los chicos de Lomas de Zamora pudieron dar una vuelta en el carrusel más antiguo de Lomas de Zamora. Ese día, la calesita de Don Juan le ponía punto final a una histórica presencia en la Plaza Grigera para mudarse al Parque Finky. Sin embargo, después del desarme y el traslado de la estructura, la puesta en marcha del juego se había visto interrumpida a causa de la pandemia. Recién ahora, con el paso del aislamiento al distanciamiento social, pudo reabrir en su nueva ubicación.

Don Juan y Doña Delia, el matrimonio que está al frente de la calesita desde hace cinco décadas, volvieron a disfrutar de su trabajo después de largos meses de encierro e incertidumbre. Muchos chicos de Turdera -y otros que ya los conocían desde su etapa en Lomas de Zamora- acompañaron esta reapertura e hicieron que los dueños del carrusel volvieran a sentirse vivos.

Embed

“Las expectativas son muy buenas. Ha venido mucha gente que me conoce a mí de tantos años en la Plaza de Lomas. Se enteraron que estamos acá y empiezan a venir. Me comentaron que fueron a la iglesia a rezar para que la calesita no se vaya”, comentó Don Juan en charla con El Diario Sur.

El hombre que mantuvo en pie el carrusel por casi 50 años valoró este nuevo hogar y marcó las diferencias que observó en estos primeros días en el Parque Finky respecto de la Plaza Grigera: “Viene mucha gente, porque esto se presta más para un picnic, vienen a jugar a la pelota y las mamás vienen con los nenitos. Lo que pasa es que las situaciones son totalmente distintas. Me da la impresión que allá en Lomas es público más de paso. Acá es gente que viene a pasar el día, es otro público”.

Por 40 pesos, precio uniforme en todo Lomas de Zamora, los chicos pueden dar una vuelta en la histórica calesita, donde hay un estricto protocolo: uso de barbijo, distancia social y desinfección de juegos. También hay una promoción de tres vueltas por 100 pesos.

Con mucha emoción, Don Juan agradeció el apoyo de la gente y se entusiasmó con la continuidad de esta tradición que empezó en 1949, que trascendió a varias generaciones y que él y su familia quieren mantener por mucho tiempo más, ahora desde el Parque Finky.

“La calesita primero es un medio de vida y con los años que yo llevo en esto, es una pasión. La gente que me conoce de tantos años se alegra porque ve que esto no se derrumbó. Esto es lo que uno pretendía. Yo siempre digo que mientras exista un chico en la tierra, vivirá la calesita”, cerró entre lágrimas.

Dejá tu comentario