Lomas de Zamora | Temperley | IOMA | Hospital

Temperley: le robaron las pertenencias a una mujer fallecida en el Hospital de IOMA

Denuncian que le sacaron el celular y accesorios a una paciente que murió en el Hospital "Gabriela Carriquiriborde" de Temperley. Desesperación de la familia.

Silvana Vega tenía 42 años y falleció por coronavirus en el Hospital “Gabriela Carriquiriborde” de Temperley, de la obra social IOMA. En medio del dolor por la pérdida, su familia denuncia que le robaron el celular y los accesorios que ella tenía mientras estaba internada.

Todo comenzó el sábado 30 de enero. Silvana había sido internada en Temperley con síntomas de COVID-19 y se comunicaba con su familia a través de su celular para tenerlos al tanto de cómo iba evolucionando. Pero un día el contacto se perdió. Le mandaban mensajes y no respondía. La llamaban y no atendía.

Su esposo, Andrés Valdez, le contó a El Diario Sur cómo fue que se perdió la comunicación con Silvana: "La última comunicación por parte nuestra fue en la madrugada del 1 de febrero, que uno de mis hijos se estuvo mandando mensajes con ella hasta la 1:30. Al otro día, a las 8 y pico le mandé un mensaje, le llegó y no me respondió. Pensé que estaba descansando. Cerca de las 10 le mandé de nuevo y nada. Después me llamó mi suegra y me dijo que desde la mañana no les respondía. Yo la llamaba, sonaba y no atendía".

Cuando Andrés se acercó a la clínica de Avenida Eva Perón y Caaguazú para ver qué ocurría, le contaron que Silvana había sido derivada a terapia intensiva por una descompensación. "Me dijeron que tenía que volver a mi casa y esperar que me llamaran para darme el parte médico. Empecé a discutir porque yo no quería el informe médico, quería que me dijeran cómo estaba. Después de media hora me dijeron que mi señora estaba grave en terapia intensiva. Antes de eso, nadie se comunicó a nosotros para decir que todo se había complicado, me enteré ahí cuando fui", prosiguió.

Silvana Vega.jpg
Silvana, la mujer fallecida por coronavirus en el Hospital de IOMA en Temperley.

Silvana, la mujer fallecida por coronavirus en el Hospital de IOMA en Temperley.

Durante esa semana, el cuadro de Vega se fue complicando y el lunes 8 de febrero recibieron la peor noticia: "Nos llamaron cerca de las 9 de la mañana para que vayamos a la clínica porque había habido una complicación. Fuimos con mi hijo y ahí nos dijeron que se había descompensando, que le habían fallado los órganos y que cerca de las 8 de la mañana había fallecido".

Entre tanta angustia, la familia hizo los trámites para recibir las pertenencias que ella tenía en la habitación y fue ahí cuando notaron que no estaba su iPhone 6s ni sus accesorios. Andrés señaló que en el Hospital de IOMA empezaron a pasarse la responsabilidad unos con otros, nadie se hizo cargo y eso hizo que denunciara el robo ante la Policía.

"Nos trajeron una bolsa transparente y estaba todo menos el teléfono, el cargador y los auriculares. El empleado de seguridad llamó al de enfermería, después vino el director y dijo que se iba a encargar de averiguar, pero no volvimos a tener ninguna comunicación. El 11 de febrero hice la denuncia policial en la Comisaría 6ª de San José", relató el viudo de 47 años.

Silvana y Andres.jpg
Silvana junto a su esposo Andrés.

Silvana junto a su esposo Andrés.

De acuerdo a la denuncia, Silvana estuvo internada en el 1º piso del Hospital de IOMA en la habitación 115, donde se cree que le robaron sus cosas. "El teléfono lo tenía en la cama junto con ella. Estaba sola y no había acceso público. Las únicas personas que accedían ahí eran las que estaban dando servicio. Quiero saber quién fue el personal que la trasladó a terapia intensiva y quién juntó las pertenencias, yo estoy convencido de que el robo fue en ese momento", explicó Valdez.

La insistencia para recuperar el celular de Silvana no tiene que ver sólo con una cuestión material. En ese teléfono había muchos recuerdos y también varios archivos para gestionar los servicios de la familia. "Los últimos momentos de mis hijos con ella están ahí, en fotos y videos. Además ella administraba las cuentas sueldo nuestras, hacía los pagos de servicios por las aplicaciones del teléfono y hoy no tenemos acceso a ninguna cuenta, porque los archivos con las claves y la administración de la casa lo hacía ella", comentó su esposo.

Entre tanto dolor, Andrés y sus seis hijos de 22, 20, 18, 15, 14 y 10 años piden con desesperación que las autoridades del Hospital de IOMA de Temperley se hagan cargo de la situación y puedan encontrar el celular lo antes posible.

Dejá tu comentario