Lomas de Zamora | Lomas | Salomé | Género

Indignación con el Municipio de Lomas porque echaron a una empleada víctima de violencia de género

Salomé Valenti fue cesanteada de su trabajo como promotora de salud en Lomas por haber faltado en el marco de una situación de violencia de género.

—Todas en algún momento sufrimos violencia de género, lamentablemente —escribió Sonia Nannis en un grupo de WhatsApp.

Es la subsecretaria de Salud de Lomas de Zamora, esposa del secretario de la misma área, Mariano Ortega, y no tuvo mejor contestación que esa para responder a las miembros de “Promotoras de Lomas”, que preguntaban por qué habían echado a Salomé Valenti, una mujer de 33 años que hasta el 29 de marzo era promotora de salud del municipio, pero que tras una serie de ausencias fue despedida por la gestión del intendente Martín Insaurralde.

Las faltas no eran injustificadas: desde hace años que es víctima constante de incansables persecuciones del padre de su hija. Por esa situación de violencia de género, en el último tiempo debió mudarse cinco veces junto a su hija de 14 años, que “ve bolsas de residuos o cajas y tiembla”. También fue asistida por la Secretaría de Género del Municipio, pero desde el área de Salud del gobierno de Insaurralde minimizaron la problemática y la echaron, dado que “todas en algún momento sufrimos violencia de género”.

Según relató Salomé ante El Diario Sur, desde hace 14 años que deambula de aquí para allá, buscando escapar del supuesto acoso del hijo de un policía, con quien tuvo a su hija. Los últimos tres meses el agobió fue in crescendo. El acusado, que ahora está preso por la causa, aparecía en su casa, en la unidad sanitaria o en los operativos donde ella trabajaba, según denunció la mujer ante la Justicia.

También aseguró que el hombre llegó a rociar su casa con un bidón de nafta una madrugada. Por eso se sucedían las mudanzas y las faltas al trabajo. Según la víctima, de esas ausencias avisaba a su jefa Sonia Nannis. Y también con Gabriela Wolf, responsable del área de violencia de género de la Secretaría de Género, y con Cynthia Sosa, subsecretaria de Mujeres, Géneros y Diversidad.

foto2 (1).jpg
Captura del mensaje enviado por Sonia Nannis, subsecretaria de Salud de Lomas de Zamora.

Captura del mensaje enviado por Sonia Nannis, subsecretaria de Salud de Lomas de Zamora.

El hombre la seguía a cada lugar al que iba a trabajar. Llegó a esperarla a que finalice su jornada laboral escondido adentro de un volquete, a perseguirla cada vez que salía al supermercado a comprar e incluso apareció una madrugada a tirarle un bidón de nafta en su domicilio. Salomé se mudaba, pero el tipo siempre terminaba sabiendo dónde vivía. En ese contexto, comenzaron las faltas. De las ausencias siempre era previamente notificada su jefa Sonia Nannis. De los acosos también hablaba con Gabriela Wolf, responsable del área de violencia de género de la Secretaría de Género, y con Cynthia Sosa, subsecretaria de Mujeres, Géneros y Diversidad.

Un día se cansó. En una de las habituales amenazas telefónicas, logró contactarse con la comisaría de Villa Centenario, desde donde ya le habían advertido que solo podían actuar cuando las amenazas eran en tiempo real. Un patrullero encontró al acosador con el teléfono en la mano y fue a parar directo a la seccional.

A principios de abril el papá de su hija fue trasladado a un penal. A diferencia de todas las veces que estuvo retenido en las comisarías por dos o tres noches, esta vez le negaron la excarcelación.

En el municipio habían asumido que aquella detención significaba que Salomé volvería a trabajar sin más. “Desde la Secretaría de Salud le otorgamos un mes para que pueda solucionar sus problemáticas, pero terminado el lapso continuó sin cumplir sus servicios”, informaron ante El Diario Sur desde la Secretaría de Salud. Y detallaron: “Aunque sí facturándolos”. Pero todavía recibía amenazas por parte de la familia del acusado y recién pudo encontrar estabilidad al alquilar el quinto hogar.

—El lunes vuelvo a trabajar. Gracias por haberme bancado durante todo este tiempo —les había escrito a sus superiores.

Foto22.jpg
Compañeros de Salomé y otros despedidos protestan frente al municipio de Lomas de Zamora.

Compañeros de Salomé y otros despedidos protestan frente al municipio de Lomas de Zamora.

Ese lunes 29 de marzo fue, sin saberlo, su último día de trabajo. A la mañana volvió a los operativos con sus compañeras y a la tarde, ya en su casa, una llamada le avisó que había perdido el empleo. “Estás desvinculada. Vas a tener tu sueldo depositado los primeros días de abril. No te molestes en volver”, le avisaron.

Es a partir de ese momento cuando comenzaron a llover las quejas en el grupo de WhatsApp. Y los “todas en algún momento sufrimos violencia de género” de Sonia Nannis, que después de enviar ese mensaje decidió eliminar «Promotoras de Lomas».

El acto siguiente transcurrió por Zoom, donde la secretaría de Salud se organizó una reunión para desacreditar todo lo que Salomé y sus compañeras expusieron en WhatsApp. Fue a las diez de la mañana. A las once y media, Adriana Paredes, una de las compañeras de Salomé que reclamaba por su situación, también fue desvinculada.

Las dos siempre habían sido del grupo que les reclamaban mejoras a sus superiores. Sus salarios eran bajos (las promotoras de salud cobran los mismos $20.000 desde enero del año pasado), el menosprecio era constante y al comienzo de la pandemia tuvieron que luchar por la entrega de mascarillas porque solo les daban guantes.

“Cuando yo tuve mis problemas, a la primera de cambio aprovecharon y me echaron, sin tener reparo por la situación”, confió Salomé. Desde la secretaría solo subrayaron que el despido se enmarca en un contexto de ausencias: “Cuando el 29 de marzo reanudó sus servicios, se le notificó que a partir de abril prescindiríamos de los mismos, entendiendo que no dispone de licencias ordinarias, aunque haya usado dos meses para abordar sus problemas”.

Ni Salomé ni Adriana recibirán indemnizaciones por despido. Las nuevas patrullas violetas de Violencia de Género que adquirió la gestión de Martín Insaurralde solo quedaron para la foto. “Los prestadores de servicio, en relación contractual de monotributistas, no disponen de licencias”, expresaron desde la secretaria como argumento para desligarse de Salomé.

Dejá tu comentario