Lomas de Zamora | Llavallol | Lomas de Zamora | peluquero

Tiene 15 años y es peluquero en Llavallol: ayuda a su familia y a los que más necesitan 

A pesar de su corta edad, Patricio tiene muy marcada su vocación de servicio. Corta el pelo en su casa de Llavallol y va a un comedor donde atiende gratis a los chicos.

Patricio Varela vive en Llavallol. A pesar de su corta edad, sus objetivos están muy claros y tiene una madurez que sorprende, acompañada por una enorme vocación de servicio a la comunidad. Con apenas 15 años ya se recibió de peluquero, oficio que le permite ayudar económicamente a su familia y hacer algo por los que más necesitan.

Desde chico tuvo muchas ganas de cortarle el pelo a la gente. Su tía Carolina confesó que era “su sueño”. Fue su padrino quien le dio una mano con ese deseo y le pagó un curso de peluquería. Patricio lo aprovechó con creces. En poco tiempo ya estaba cortando el pelo de manera particular en su casa de la calle Luján 101 para ayudar a Maximiliano, su papá, quien trabaja como soldador. Todo por voluntad propia.

La inquietud de la adolescencia lo llevó a ir por más. Además de tener una entrada económica con la peluquería, el joven quiso usar sus conocimientos para hacer un bien a los vecinos. Fue así como decidió ir al merendero “Sueños Dorados” a cortarles el pelo a los chicos de manera gratuita: en vez de cobrar por su corte, la idea fue que la gente llevara un alimento no perecedero y que todo sea en beneficio del lugar.

Patricio peluquero.jpeg
Patricio tiene 15 años y es peluquero en Llavallol.

Patricio tiene 15 años y es peluquero en Llavallol.

“Yo me dedico a esto hace poquito. Estaba un día hablando con mi tía, le pregunté si no tenía alguien conocido a quien cortarle el pelo y me dijo que tenía una amiga que tenía un comedor. Antes que me lo explique yo ya le había dicho que sí. Fui y les corté el pelo a unos chicos y a una nena”, relató Patricio en charla con El Diario Sur.

En pocas palabras, el muchacho manifestó sus ganas de colaborar con la gente sin pedir nada a cambio: “No lo hice sólo para cortar el pelo. Yo sé lo que es no tener nada y tener poco. Capaz que no hice mucho con cortarles el pelo, pero cambiarles o alegrarles el día un poco, ojalá que lo haya hecho. Estoy orgulloso con lo que hice y me siento súper bien conmigo mismo”.

Su padre se mostró muy satisfecho con la vocación y la solidaridad de Patricio. En conversación con El Diario Sur, confesó que su hijo se caracteriza por ayudar en todos los ámbitos de su vida además de la peluquería, a tal punto que no parece tener la edad que tiene: “Es un orgullo para la familia. Es uno de esos nenes que son buenos, que colaboran, es re ubicado y centrado. Yo me voy a laburar, él queda con el hermano de 11 años y cocina, limpia, levanta al hermano para llevarlo al colegio... Cocina lo que sea, mira recetas y las hace. Desde los 11 sabe hacer asados”.

Patricio peluquero 2.jpeg
Patricio corta el pelo a grandes y chicos en su casa de Llavallol.

Patricio corta el pelo a grandes y chicos en su casa de Llavallol.

“Ahora quería hacer algo para ayudarme y habló con mi hermano, que es el padrino. Él le pagó el curso de peluquero. Patricio se recibió y ya está cortando en casa”, detalló Maximiliano, y contó que “toda la gente que lo quiere le iba regalando materiales y herramientas” para instalar la peluquería. “Está re contento, quiere crecer y está muy ilusionado. Le está yendo bien, tiene muchos conocidos y le mete mucha onda”, agregó.

El gesto que tuvo el joven de 15 años con el merendero llenó de orgullo a toda la familia. “La chica del merendero se emocionó. Él hacía los cortes a cambio de mercadería para el merendero. Totalmente desinteresado, puso sus herramientas y estuvo cuatro horas ahí. Salió diciendo 'gracias' a todo el mundo y le agradecían a él. Yo estaba que no entraba en mí”, expresó Maximiliano.

patricio corte 2.jpg

Mientras espera más clientes desde todas partes de Lomas de Zamora, Patricio quiere seguir usando su oficio para colaborar con los vecinos. ”El mismo hecho de saber que estás ayudando te hace bien. Ahora quiere ver si hay otro merendero al que pueda ir a ayudar y yo lo acompaño en lo que pueda”, señaló su papá.

Son los primeros capítulos de la historia de uno de esos tantos héroes anónimos. Con perfil bajo, Patricio puso su conocimiento al servicio de la comunidad. Ahora Lomas de Zamora lo conoce un poco más.

Dejá tu comentario