Lomas de Zamora | Temperley | Boca | panadería

La historia del ex Temperley y Boca que ahora tiene una panadería

Tuvo un fatídico debut con Boca en el 2003 y un breve paso por Temperley. Fue dirigido por Bianchi, ganó una Libertadores y hasta jugó en Irak. Hoy, es panadero

Víctor Ormazábal, quien se desarrolló como volante por derecha en Boca Juniors entre el 2003 y 2005, hoy tiene 36 años y trabaja en una panadería en San Isidro. Después de Boca, y un paso corto por Temperley y Almirante Brown, se convirtió en un trotamundos: jugó en Pontevedra, Cádiz y Ceuta, de la segunda división de España, se desempeñó en el Erbil SC de Irak durante la Guerra, estuvo tres meses en el Maccabi Haifa de Israel y cerró su carrera en Vietnam, jugando para el Hanoi Football Club y el Ho Chi Minh City.

También tuvo a Carlos Bianchi como entrenador. “Era un tipo muy directo y sincero, no te pedía nada de otro mundo. ‘Haceme estas dos o tres cositas’, te decía. Te hablaba y salías a jugar relajado. Cada uno aportaba su granito de arena y el equipo funcionaba”, remarcó el volante, quien vistió 32 veces la camiseta xeneize, al portal Infobae.

ex boca.jpg
Además de Boca y Temperley, el futbolista pasó por España, Irak y Vietnam.

Además de Boca y Temperley, el futbolista pasó por España, Irak y Vietnam.

Su estreno en Boca no fue el que hubiese querido: el Xeneize perdió 7-2 con Rosario Central en Arroyito, allá por julio de 2003. Sin embargo, fue campeón de América y compartió plantel con glorias como Carlos Tevez, Martín Palermo y Guillermo Barros Schelotto. “Yo tenía una lesión en la columna. Sin embargo, me dijo que no me iba a tener en cuenta. Me salió la oportunidad de irme a Israel a préstamo por un año. Pero tampoco pude desarrollarme por el dolor en la espalda”, cuenta el ex jugador.

Hoy, con 36 años, trabaja en una panadería, "La nueva Reina" de San Isidro. Hace un par de años que dejó de jugar y sus proyectos fueron mutando. La panadería la tiene junto a su cuñado: atiende a los clientes y también, cuando es necesario, da una mano en la producción.

Su retiro se dio a los 32 años. A esa edad, cuenta, en el mundo del fútbol lo definían como “viejo”. Fue en ese entonces cuando nació su hijo y tuvo que volverse de Vietnam hacia la Argentina. "Me hubiera gustado ingresar a la cancha con mi hijo, pero no se dio. Fue mi cuenta pendiente. Cuando dejé el futbol, me metí en la panadería", recuerda el ex Temperley y Boca.

Dejá tu comentario