Lomas de Zamora | Banfield | Estados Unidos | Michigan

El Banfield de Estados Unidos: el desconocido pueblo homónimo que llegó al cine

Un grupo de vecinosde Banfield advirtió que en una película apareció un lugar con el mismo nombre. Se encuentra en Michigan y buscan entablar un vínculo con sus habitantes. 

Banfield es un símbolo de la Zona Sur del Conurbano. Por su antigüedad, por su historia, por su identificación con el deporte y por su relevancia dentro del partido de Lomas de Zamora. Sin embargo, no sólo está en el sur. Recientemente se descubrió que tiene una ciudad “hermana” miles de kilómetros al norte: el Banfield de Estados Unidos.

Sí, aunque suene extraño, hay un pueblito “yanqui” que tiene el mismo nombre que la localidad lomense. Y para sorpresa de muchos, hasta salió en la pantalla grande. La película “Ruega por nosotros”, estrenada el año pasado, transcurre en un pueblo llamado Banfield, dentro del estado de Massachusetts.

Un grupo de vecinos del Banfield de Zona Sur advirtió esta situación y se propuso indagar un poco más sobre ese pueblito norteamericano que los dejó sorprendidos. Así descubrieron la ubicación real de este lugar y el año de su fundación: se encuentra al oeste, más precisamente en Battle Creek, en el estado de Michigan, y existe desde 1830.

Banfield General Store.jpg
"Banfield General Store", un almacén en Michigan, Estados Unidos. 

"Banfield General Store", un almacén en Michigan, Estados Unidos.

“La película se desarrollaba en un pequeño pueblo medio abandonado, en el bosque, llamado Banfield. El director lo citó en Massachusetts y eso nos llamó mucho la atención. Nos pusimos a investigar en esa zona y no lo encontramos, pero en Michigan encontramos un almacén de ruta de esos que venden de todo, que estaba situado frente a una iglesia. Esa zona se llamaba Banfield, sobre una ruta no muy larga, también llamada Banfield”, explicó Pablo Guiscafre, miembro del grupo Cultura Banfileña que hizo el descubrimiento.

La mencionada ruta tiene ese nombre en honor a Sr. Thomas ‘Harry’ Banfield, ex comisionado de carreteras del Estado de Oregón. Al indagar un poco, notaron que el Banfield estadounidense es muy diferente al Banfield lomense, ya que es un territorio más bien rural.

“Un historiador de Michigan nos contó lo que pudimos saber y se asombraron de que acá en el Sur de América existiese un Banfield, cosa que ellos desconocían. El lugar está casi deshabitado. En algún momento vivieron de la madera, era una zona donde se asentaron los cuáqueros, que fueron casi colonos del lugar. Hoy en día la mayor actividad es cerealera. El pueblo se fue reduciendo, como pasa en muchos lugares donde los jóvenes se van a las ciudades”, detalló Pablo a El Diario Sur.

iglesia banfield eeuu.jpg
Iglesia metodista del Banfield de Estados Unidos.

Iglesia metodista del Banfield de Estados Unidos.

No es de extrañar, entonces, que el Banfield del norte esté lejos de mostrar esos empedrados característicos de Zona Sur, un centro comercial tan concurrido como el de Maipú, una avenida transitada como Alsina o Hipólito Yrigoyen, o un estadio de fútbol como el Florencio Sola.

“En el lugar podemos encontrar un almacén de ramos generales bautizado con el nombre de la aldea, frente a una iglesia metodista, escuelas, una fábrica de tejas y no mucho más”, fue el informe de Cultura Banfileña. Sin embargo, la intención es establecer un vínculo con los “vecinos” de Estados Unidos y que, de alguna manera, las ciudades se consideren hermanas.

El proyecto de “ciudades hermanas”

Casa Banfield EEUU.jpg
Casa del pueblo Banfield de Michigan.

Casa del pueblo Banfield de Michigan.

El grupo Cultura Banfileña existe desde 2015 y está integrado por vecinos fanáticos de la cultura de esa ciudad. Constantemente recopilan y difunden archivos históricos de Banfield a través de sus redes sociales. Apenas descubrieron el pueblo homónimo en Norteamérica, se propusieron lograr un vínculo con su par de Estados Unidos.

“Si bien nos llama mucho la atención y quisiéramos hermanarnos de alguna forma más oficial, hasta ahora es sólo simbólico y con eso nos alcanza y nos sobra”, reconoció Pablo, y remarcó las dificultades de contactarse con gente del Banfield de Michigan: “Este lugar queda como un paraje de casas a la venta o abandonadas, por eso es que hasta ahora no tuvimos mucho eco desde el lugar. Estamos tratando de llegar más. Ahora tenemos contacto con algunas agrupaciones que hacen cosas parecidas a las que hacemos nosotros, pero en municipios aledaños como Barry y Battle Creek”.

Dejá tu comentario