Lomas de Zamora | Lomas | emprendimiento | artesanías

El arte de coser sin la vista: una pareja de ciegos vende sus artesanías en la plaza de Lomas

Daniel Ibáñez y Érica Cisneros confeccionan productos en cuero como materas, mochilas y billeteras. Tienen un puesto de venta en la plaza Grigera de Lomas.

“Del único lugar del cual no se sale es bajo tierra, después de todo se sale, cuesta pero se puede”, sostuvo Daniel Ibáñez, quien tiene 53 años y es ciego desde hace 19, en diálogo con El Diario Sur. Actualmente, Daniel vive en Lomas de Zamora y tiene su propio emprendimiento de artesanías en cuero, que lleva adelante junto a su pareja, Érica Cisneros, de 42 años, quien padece una disminución visual desde 2009.

Daniel y Erika son ciegos tienen un emprendimiento propio de artesanías de cuero

Entre otros productos, “Artesanías en Cuero Pg” ofrece mochilas, riñoneras y carteras de diferentes tamaños. Además, cinturones para hombre, fundas para bastones de ciegos, monederos, billeteras y materas.

“Te cortan la luz y chau, empezás una vida nueva”, aseguró Daniel y agregó que antes de ser artesano era pulidor de pisos. Luego de quedar ciego debido a complicaciones en la presión ocular y su diabetes, comenzó a formarse en la Escuela de Educación Especial N° 506 de Lanús: “Ahí me encontré a Érica, quien ahora es mi compañera de vida”. Según contó, fue gracias a ella que comenzó a vender sus productos.

En ese marco, Érica explicó a El Diario Sur: “Él empezó en una plaza de Adrogué, pero yo le insistí que fuera a la plaza Grigera de Lomas, y fue ahí donde se animó a hacer cosas más grandes, como por ejemplo las materas”. Hoy en día, ella se encarga de ir a la feria a vender debido a que Daniel está con complicaciones en su pie que no le permiten trasladarse y estar tanto tiempo parado.

“Daniel me vendió mi primer bastón. Saqué mucha enseñanza de él, si él podía aprender y realizar un trabajo propio, ¿por qué yo no?”, destacó Érica sobre su pareja y aclaró que ella sufre de retinopatía y ve un poco con uno de sus ojos.

“A veces nos mandan alumnos de la Escuela N° 506 porque dicen que nosotros somos un ejemplo, pero la realidad es que no somos ejemplo de nada, solo contamos nuestra experiencia porque sabemos que otra persona que tiene la misma discapacidad que nosotros también puede seguir adelante”, concluyó Érica.

Para conocer más sobre el emprendimiento de los artesanos, se puede acceder a su página de Facebook “Artesanías en Cuero Pg”.

Rec I.jpg
Daniel en su casa de Lomas, donde elabora los productos de marroquinería que vende en la plaza Grigera.

Daniel en su casa de Lomas, donde elabora los productos de marroquinería que vende en la plaza Grigera.

Leé también: El "Chómpiras" de la 543 de Lomas soltó el volante del colectivo después de 34 años de servicio

Los comienzos de Daniel en la costura

“Al principio sentía que me compraban de lástima, pero no es así. Nosotros trabajamos. Tal vez los monederos sí me los pedían para ayudarme, pero una mochila no te la compran por lástima. Así que me tuve que creer que cosía y hacía cosas lindas e interesantes, a mi forma”, explicó Daniel Ibáñez a El Diario Sur.

Sobre sus inicios en este trabajo, contó que un vecino se dedicaba a hacer monturas de caballos y le dijo que él cosía con los ojos cerrados: “Un día fui a su taller y estuve tres meses hasta que di una puntada más o menos pareja. Empecé haciendo los monederos pequeños, que me llevaban dos semanas”.

La primera vez que Érica, su pareja, le propuso ir a la plaza a vender Daniel se llevó una gran decepción, ya que sus monederos no lograban completar la gran mesa de la cual disponía en la feria. “Ella me insistió en que siguiera y hoy, después de diez años, me sobra mercadería”, remarcó.

Dejá tu comentario