Nacionales | Gobierno | elecciones | PASO

El gobierno espera un alto nivel de abstencionismo: qué partido político podría verse más perjudicado

El miedo al contagio y el descontento social pueden llegar a producir una caída en los niveles de participación en las elecciones PASO.

El contexto de crisis sanitaria en el que se van a desarrollar las próximas elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) hace que el gobierno vaticine un bajo grado de participación. Al temor al contagio, además, hay que sumarle el porcentaje de la población descontenta que decida no ir a votar en estas internas.

Ante eso, el gobierno no sabe si la posible baja en la participación afectará sus chances electorales y evalúa los registros de baja en la asistencia en las provincias donde ya se votó este año y cree que el fenómeno podría extenderse a los distritos más poblados.

Hay dos visiones contrapuestas en cuanto a los daños, en términos políticos, del fenómeno. Un sector del Frente de Todos teme que por la pandemia y la creciente atmósfera de apatía electoral, el votante “blando”, menos ideologizado, no se comprometa a ir a las urnas, y que esto provoque un impacto electoral. Aunque otros auguran que una baja en la concurrencia afectará a Juntos por el Cambio.

Aton_441674-1024x640.jpg
La pandemia, uno de los factores que serán claves en la baja de participación de estas elecciones PASO, según el gobierno.

La pandemia, uno de los factores que serán claves en la baja de participación de estas elecciones PASO, según el gobierno.

Por otro lado, el combo de aspectos negativos que acumuló el gobierno durante estos dos años (desde el vacunatorio VIP hasta la foto de Alberto rompiendo la cuarentena) advierten que podría impactar en las chances de ganar y en la asistencia en las PASO.

Los equipos de campaña miran con atención las proyecciones sobre una eventual baja en la concurrencia a los centros de votación el 12 de septiembre. En especial en una elección donde los márgenes aparecen ajustados, desde el oficialismo están convencidos de que ganan, “aunque sea por un punto”, pero creen que por sentimientos de apatía y desilusión con el Frente de algún porcentaje podría “escaparse” en votantes ausentes o sufragios en blanco.

Las especulaciones por el impacto del contexto sanitario están en pie desde que irrumpió el coronavirus en la Argentina, pero este año aparecieron indicios firmes sobre una baja en la participación en los números de asistencia arrojaron los escrutinios de las elecciones en Jujuy, Salta y Misiones, que eligieron representantes este año de manera desdoblada. En dichas provincias, el abstencionismo fue de entre un 10 y un 20% más con respecto al promedio histórico.

Dejá tu comentario