Provinciales | monóxido de carbono | MetroGAS | gas

Monóxido de carbono: Metrogas dio consejos para evitar accidentes

Desde Metrogas difundieron una serie de recomendaciones para no enfrentar problemas con el monóxido de carbono este invierno.

El monóxido de carbono es un gas tóxico que puede causar daños graves, incluso la muerte, especialmente en épocas frías, por el mayor uso de estufas y otras fuentes de calefacción en ambiente que no están debidamente ventilados. Es altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos: carece de olor, sabor, color y, además, no irrita ojos ni nariz. Es por ese motivo que Metrogas lanzó una serie de recomendaciones para evitar accidentes.

Los primeros síntomas detectables son dolores de cabeza, mareos, vómitos y palpitaciones. Si se sospecha de una posible intoxicación, es importante ventilar el ambiente y trasladas a la persona a un lugar abierto y fresco. Como el monóxido de carbono se produce cuando la combustión de un artefacto es deficiente, es fundamental asegurarse su correcto uso y funcionamiento.

La revisión anual de los artefactos realizada por un gasista matriculado resulta clave. Es el único con conocimientos teóricos-prácticos para diagnosticar, verificar y reparar la instalación interna y los artefactos. En www.metrogas.com.ar se encuentra disponible el listado de gasistas matriculados habilitados por la distribuidora.

Qué hacer frente a un caso de intoxicación

• Abrir puertas y ventanas, así como apagar la fuente emisora de monóxido de carbono

• Llevar a la persona afectada a un lugar abierto y fresco, para que pueda respirar aire limpio

• Llevarla al Hospital o al Centro asistencial más próximo, aunque hayan recuperado el conocimiento o se sientan bien

• Instalar y hacer revisar periódicamente los artefactos por un gasista matriculado.

• Todas las Distribuidoras tienen listados a disposición de los clientes con la nómina de instaladores matriculados de acuerdo con categorías que se otorgan para ejecutar determinados tipos de trabajos

• Asegurarse que el color de la llama que emite el artefacto a gas sea uniforme y de color azul. Si su tonalidad es anaranjada, indica que funciona en forma defectuosa

• Asegurarse la ventilación permanente de los ambientes (a través de rejillas compensadoras reglamentarias)

• Verificar que los conductos de ventilación de un artefacto no tengan ningún tipo de angostamiento, escalonamiento o acople en su recorrido hacia el exterior. Cualquier tipo de obstrucción –como los nidos de pájaros o roedores- generará que el CO se acumule y vuelva al interior de la vivienda

• No colocar artefactos a gas en baños o dormitorios, salvo que sean de tiro balanceado.

• Los artefactos de tiro balanceado NO deben dirigir sus gases quemados a ambientes cerrados.

• No utilizar hornallas y hornos de la cocina para calefaccionar el ambiente.

• Al comprar un artefacto, verificar que esté aprobado por un organismo certificador. Debe tener adherida la oblea con el sol naciente que dice “Gas”.

Dejá tu comentario