San Vicente | San Vicente | Hospital | aborto

Aborto legal: en San Vicente se hicieron 187 procedimientos en 2021

El equipo interdisciplinario del Hospital Ramón Carrillo de San Vicente tuvo una amplia demanda y piensan llevar el servicio a las salas de atención primaria.

A un año de la sanción de la legalización del aborto, en el Hospital Ramón Carrillo de San Vicente se realizaron un total de 187 interrupciones voluntarias del embarazo (IVE) a lo largo de 2021, mayoritariamente con tratamientos ambulatorios. Los procedimientos están a cargo de un equipo interdisciplinario conformado por una ginecóloga, una obstetra y una psicóloga, orientan y brindan contención a las mujeres que hacen consultas.

Según datos del Hospital, durante 2021 el equipo de Consejería sobre IVE recibió 234 consultas. Entre ellas, 187 mujeres avanzaron con la interrupción del embarazo; otras nueve también hicieron lo mismo pero amparadas en la vieja ley de ILE, que permite el aborto más allá de la semana 14 cuando hay causales (como un abuso sexual); ocho decidieron continuar con el embarazo y 20 no regresaron después de la primera consulta. Entre las restantes, hubo casos de abortos espontáneos y casos en los que no había embarazo. También hubo dos pacientes que tuvieron dos abortos cada una en 2021. En 2020, con la ILE, se habían realizado 66 abortos con el equipo del hospital de San Vicente.

En diálogo con El Diario Sur, el director médico adjunto del Ramón Carrillo, Santiago Castilla, aseguró que la demanda para el equipo interdisciplinario es alta y que por eso planifican descentralizar el servicio en los centros de atención primaria de la salud del distrito. “El consultorio se llena. Se brinda una contención que es muy buena y la gente suele quedar agradecida”, remarcó Castilla.

aborto hospital san vicente 1.jpg
El espacio de consejería y tratamiento IVE - ILE del hospital de San Vicente atiende los lunes desde las 9 de la mañana sin turno.

El espacio de consejería y tratamiento IVE - ILE del hospital de San Vicente atiende los lunes desde las 9 de la mañana sin turno.

Las consultas se hacen los lunes desde las 9 horas, sin turno. Las interesadas también se pueden comunicar por mail a equipoilesanvicente@gmail.com. En el Hospital de San Vicente se resuelven los tratamientos para embarazos que no superan la semana 12 (de forma ambulatoria y con el suministro del medicamento Misoprostol) y los que llegan hasta la semana 14 (también con Misoprostol, pero con internación porque la dosis es mayor). Para los cuadros que presentan alguna complejidad, el centro de salud trabaja en red con el Hospital Grierson de Guernica y el Cuenca Alta de Cañuelas, desde donde toman derivaciones.

Desde el equipo de IVE aseguran que la mayor parte de las interrupciones fueron solicitadas por mujeres de entre 20 y 30 años, y que no son muchos en proporción los casos de embarazo adolescente que llegan a consultas. También marcan que la procedencia social de las usuarias del derecho es variopinta: “Vienen muchas mujeres que tiene Osde o prepagas similares porque en el sector privado todavía no está tan articulado el mecanismo; por supuesto también consultan mujeres de situación económica vulnerable”.

“Nuestro rol es informar, para que la usuaria decida de manera autónoma. Tanto interrumpir como continuar con el embarazo son decisiones irreversibles que nos enfrentan a un cambio en nuestro proyecto de vida”, apuntan desde el equipo interdisciplinario. Y agregan: “Estamos acompañando una práctica que las mujeres siempre hicieron, pero que antes era en la clandestinidad, poniéndose en riesgo. Hasta el año pasado eran muy frecuentes los ingresos a la guardia por abortos en curso con complicaciones, que se habían hecho en la clandestinidad. Hoy en día llegan a un hospital público, se anuncian en un consultorio como cualquiera, y ejercen su derecho dentro del sistema”.

hospital 1235.jpg

Una de las problemáticas que afrontan en el Hospital de San Vicente para aplicar la ley sancionada por el Congreso el 30 de diciembre de 2020 es la falta de profesionales. En el servicio de ginecología, solo hay una médica que no es objetora de conciencia (es decir, que puede suministrar la medicación y monitorear el tratamiento).

En ese sentido, la directora del área de Género del Municipio de San Vicente, Soledad Mendé, se refirió al trabajo en conjunto con el resto de los profesionales del hospital: “Se trata de un derecho que hoy se está garantizando y hay que exigir que todas las prácticas se den como corresponde. Que no haya cuestionamientos de ningún profesional a las mujeres y que la cuestión moral cada uno la guarde para sí. Estamos en ese proceso”.

En ese marco, uno de los requerimientos del equipo dedicado a la IVE es que, ante las ecografías, que son necesarias ante de iniciar un tratamiento de interrupción, los profesionales “respeten el derecho de las mujeres a no ver las imágenes ni escuchar ni recibir comentarios sobre eso”.

Otro de los ejes principales para el trabajo de la IVE en San Vicente tiene que ver con el fomento del uso de métodos anticonceptivos, para evitar que las usuarias vuelvan a pasar por embarazos no deseados: “Nuestra intervención termina una vez que se llevan un método anticonceptivo acorde a sus necesidades”.

Dejá tu comentario