San Vicente | San Vicente | trabajo | basura

Chofer de camión de basura y lavador de autos, un trabajador multirubro

De noche cumple con su trabajo como chofer del camión recolector de basura en San Vicente y de día lava autos en su casa.

Mariano García tiene 46 años, hace más diez años que por la noche maneja los camiones de recolección de basura del municipio de San Vicente y de día se dedica a dejar impecables los vehículos de sus clientes en un lavadero que montó en su casa. Es viudo y tiene tres hijos. Por ese motivo es que tiene dos trabajos.

“Arriba del camión tengo sueldo fijo, obra social, aporto para la jubilación y son pocas horas, lo que me permite seguir trabajando en el lavadero los días que puedo. No abro todos los días porque los chicos requieren tiempo, además de la casa y la comida”, contó Mariano a El Diario Sur.

Entra a trabajar a las ocho de la noche y sale a las doce. De lunes a sábado e incluso los feriados, que si bien son optativos, “por lo general vamos para que no se nos junte la basura el día después”. Al ser un trabajo esencial, en el camión estuvo durante toda la pandemia, respetando los protocolos de guantes, barbijos y distanciamiento. “En la cabina voy solo para que no exista riesgo de contagio”, detalló Mariano, que confesó: “Antes compartíamos la bebida entre todos, ahora tenemos vasos descartables o cada uno se compra su gaseosa”.

WhatsApp Image 2021-04-29 at 10.34.30 (1).jpg
Mariano García, de San Vicente, en su trabajo como chofer del camión recolector de basura.

Mariano García, de San Vicente, en su trabajo como chofer del camión recolector de basura.

El trabajo en el camión recolector de basura lo consiguió lavando uno de los vehículos del municipio, justamente. Le preguntaron si tenía experiencia y, como ya había sido chófer en una distribuidora de bebidas, pudo incorporarse.

Al trazar todas las noches el mismo recorrido por el centro de San Vicente, Mariano García tiene anécdotas muy lindas: “Hay muchos chicos que se vuelven locos con el camión de la basura, y como saben a qué hora pasamos, todas las noches nos esperan afuera para saludarnos. Nosotros pasamos, les tocamos bocina y se ponen como locos”.

Dejá tu comentario