San Vicente | San Vicente | delivery | Pedidos Ya

Aplicaciones de delivery desembarcan en San Vicente: comerciantes se resisten

Ya tienen instalación plena en ciudades vecinas como Canning y Adrogué, pero en San Vicente recién ahora aparecen las primeras opciones para pedir comida

Ya hay tres comercios gastronómicos de San Vicente que figuran en la aplicación de delivery de comida “Pedidos Ya”. Hace tan solo un año, cuando un usuario activaba la app en la ciudad, no había ninguna opción, aunque ya su servicio estaba plenamente desarrollado en localidades vecinas como Canning, Adrogué o Monte Grande.

El Diario Sur entrevistó a dos de los tres dueños de locales que son parte de la comunidad de Pedidos Ya en San Vicente para que cuenten su opinión de la aplicación. Mientras la gran mayoría de los comercios de la ciudad se resisten a la empresa, algunos aprovechan para realizar sus primeras ventas de manera online y otros la utilizan como vidriera.

Uno de los gastronómicos que busca visibilidad a través de la aplicación es Fernando Pandoja, dueño de la pizzería “Negro”, ubicada en 9 de Julio al 200. “Para nosotros es una vidriera para visibilizarnos, ya que nuestro fuerte son los pedidos por redes sociales”, comentó su esposa Ana Alcaraz. Y explicó el fenómeno: “Como la empresa cobra comisiones, en la aplicación se aumentan los precios de los comercios. La gente a eso lo sabe y entonces quienes nos ven por la aplicación nos contactan por afuera, por Instagram o por WhatsApp. De 20 pedidos, uno será por Pedidos Ya”.

Fernando Pandoja, Negro.jpeg
Fernando Pandoja, de Negro.

Fernando Pandoja, de Negro.

Negro “no posee folletería de Pedidos Ya” dado que se maneja con su propio repartidor. De hecho, en San Vicente todavía no hay trabajadores de la empresa que hagan el delivery. “Pedidos Ya tiene dos opciones: podés manejarte con tu propio delivery o que te provean de repartidores. Como es una zona nueva para la empresa y no hay muchas ventas, no hay delivery que trabajen con Pedidos Ya”, explicó Alcaraz, quien no ve con malos ojos que el sistema funcione de esa manera: “Para nosotros es bueno, porque el compromiso que tiene un delivery propio no es el mismo que puede llegar a tener un tercero, en cuanto a la atención al cliente o entregar el producto en tiempo y forma”.

Otro local de San Vicente que apostó por Pedidos Ya fue “El Pincho”, que abrió el año pasado y está ubicado sobre la calle Pesoa. “Por el momento, al reparto lo hacemos nosotros, hasta que Pedidos Ya sea fuerte en San Vicente y tenga gente trabajando. Supuestamente, en un futuro se va a manejar de esa manera”, sostuvo Mario Alsamendi, dueño del comercio, que contó la forma en la que utiliza la aplicación: “El delivery lo pago yo, ellos me prestan el servicio del programa solamente: que la gente pida y pague por la aplicación, a mí me depositen en la cuenta y ellos se quedan con una comisión”.

Las ventas de El Pincho se vieron beneficiadas por el desembarco de Pedidos Ya a San Vicente. “El margen subió un 10% desde que utilizamos la aplicación. La idea es que traiga clientes nuevos a El Pincho, ya que no hace mucho tiempo que estamos”, expresó Alsamendi ante El Diario Sur. Y agregó: “No me puedo quejar de Pedidos Ya, más allá de que tiene un costo, trajo clientela a mi local. De cada 6 o 7 pedidos sale uno por aplicación. Hay días en los que trabajamos solo con Pedidos Ya”.

Mario Alsamendi, El Pincho.jpeg
Mario Alsamendi, de El Pincho.

Mario Alsamendi, de El Pincho.

Según contó Ana Alcaraz, de la pizzería Negro, la empresa de delivery contactó una serie de comercios gastronómicos de la zona y solo unos pocos aceptaron. “Nosotros les dijimos que sí porque ya habíamos trabajado con ellos cuando mi esposo tenía un local gastronómico en Microcentro, el año pasado”, sostuvo. Y agregó: “No te dan nada gratis, lo tenés que pagar todo. Te cobran comisiones por cada venta que hacés y tenés un gasto mensual de mantenimiento del sistema. También te dan una comandera, que es una especie de posnet, que se paga cada seis meses. Para el uso que le damos, en definitiva estamos pagando por marketing digital. El repartidor también es el nuestro”.

El Diario Sur pudo confirmar que la empresa tiene una ejecutiva de cuentas que monitorea el desarrollo de la marca en la zona. Todavía no hay repartidores con los clásicos atuendos rojos que trabajen a nivel local. La otra aplicación estrella de entregas de comida es Rappi, con una fuerte presencia en la Capital Federal. Por ahora no funciona ni en San Vicente ni en ciudades vecinas.

Dejá tu comentario