San Vicente | Guernica | Día del Colectivero | línea 404

Día del Colectivero: la historia de Beto y Gabriel de la 404 de Guernica 

Hace años recorren las calles de Guernica arriba del colectivo y en su día contaron sus recuerdos y anécdotas.

Cada 24 de septiembre se celebra en Argentina el Día del colectivero en conmemoración del primer viaje colectivo en el país. Fue en 1928, cuando en el marco de la crisis económica un grupo de taxistas decidió dar inicio a la modalidad que consistía en llevar a muchos pasajeros al mismo tiempo. El Diario Sur conversó con dos choferes de la línea 404 de Guernica que contaron sus historias y qué los llevó a elegir esta profesión.

Historias del colectivo: Beto y Gabriel

Leer También:

Comenzó la construcción de la Universidad de San Vicente: colocaron los primeros ladrillos

Cumpliendo la promesa de ser chofer

Gabriel Paz tiene 41 años y hace 16 es chofer de la Línea 404 de Guernica. Según contó a El Diario Sur, cuando era niño vendía sándwiches de milanesa en los colectivos y acompañaba a los choferes en los recorridos. “A mi abuela le había prometido que iba a ser chofer y que la iba a pasar a buscar, ahora ya no está, pero es una linda sensación, siempre soñé con ser chofer y acá estamos”, relató.

Durante sus años como chofer, Gabriel también logró construir una relación muy cercana con sus pasajeros. Tal es así que hace algunos años creó un grupo de WhatsApp para los que viajaban temprano: “Los espero, charlamos. Hacía el primer turno en Guernica, entonces cuando salía de la empresa les avisaba. Iban apareciendo por las paradas y si alguno se dormía te decía ´aguantame un cachito´”, contó entre risas.

Entre sus recuerdos arriba del “bondi”, Gabriel relató una oportunidad en la que una embarazada comenzó con el trabajo de parto arriba del colectivo. “Desviamos el recorrido y la llevé al hospital. A su hijo le puso Gabriel de segundo nombre”, recordó con orgullo. Hace algunos años, el chofer cambió de recorrido, por lo tanto, de pasajeros, pero asegura que no ha tenido problemas para entablar una relación con ellos.

Gabriel es padre de dos hijos y observó que el más pequeño es apasionado por lo colectivos, igual que él, y aseguró que le encantaría que siga sus pasos. En cuanto a los años que le quedan como colectivero esperó poder seguir “ofreciéndole lo mejor” a la empresa y a los pasajeros.

gabriel paz.png
Gabriel es colectivero de la línea 404 hace 16 años. Cuando era niño solía vender sándwiches y gaseosas mientras acompañaba a los choferes en su recorrido.

Gabriel es colectivero de la línea 404 hace 16 años. Cuando era niño solía vender sándwiches y gaseosas mientras acompañaba a los choferes en su recorrido.

El fiel compañero que se volvió parte de la familia

Beto Morisi lleva 24 años en la empresa de la línea 404, “toda una vida”, aseguró. “Arriba del colectivo he pasado momentos buenos y malos, pero siempre saliendo adelante”, contó el chofer que afirmó que eligió su carrera por el amor que le tiene a manejar y a la mecánica. Con todos sus años arriba del colectivo, afirmó: “Veo a los chicos crecer y hoy ya suben con sus hijos, siendo que yo los había llevado a la escuela”.

Hace algunos años, Beto adoptó a “Tomy” un perro callejero que lo acompañaba en algunos recorridos y los esperaba ansioso en la terminal. “Ya no me acompaña porque tuvo un accidente, pero lo pude salvar y sigue conmigo. No me da la alegría acá cuando termino de trabajar, pero me la da en casa cuando llego. Sigue siendo mi compañero”, contó.

Según explicó Beto, Tomy fue atropellado en las inmediaciones de la estación de trenes de Guernica, alrededor del mediodía cuando él estaba haciendo el recorrido. Unos vecinos lo llevaron a la veterinaria y tuvieron que amputarle una de sus patas traseras. “Me enteré como a las 12 de la noche. Lo fui a buscar y todavía estaba ensangrentado, dormido por la anestesia. Cuando se despertó estaba en mi casa y tenía una alegría terrible”, relató Beto, que desde ese día resguardó a Tomy como un miembro más de su familia.

Faltándole poco tiempo para jubilarse, Beto asegura que durante sus años como colectivero ha vivido todo tipo de situaciones y que ha habido muchos cambios desde que comenzó hasta ahora. Al respecto recordó que el tráfico era más calmo y había muchas calles sin asfaltar y resaltó lo beneficiosa que resultó la incorporación de la tarjeta SUBE para agilizar los viajes y aminorar el riesgo de robo.

Beto. Tomy.jpeg
Beto con su perro Tomy hace algunos años. Luego de un accidente el colectivero decidió llevarlo a su casa.

Beto con su perro Tomy hace algunos años. Luego de un accidente el colectivero decidió llevarlo a su casa.

Dejá tu comentario