San Vicente

Alertan por riesgos en la obra de Robles de San Vicente

El emprendimiento no tiene un cerco perimetral en la obra en construcción, lo que representa un peligro para los vecinos. Está bajo la lupa del Concejo Deliberante.
jueves, 03 de octubre de 2019 · 12:00

El emprendimiento Robles de San Vicente quedó nuevamente en el centro de la polémica. El proyecto de desarrollo de locales, viviendas y oficinas ubicada sobre la calle Rivadavia fue señalada en el Concejo Deliberante por no contar con un cerco perimetral sobre la edificación en obra, como deben hacer todas las construcciones del distrito.

El problema de seguridad fue apuntado por el concejal peronista Juan Montalvo, que en la sesión ordinaria del último martes en el Concejo Deliberante presentó un proyecto de comunicación para que el Municipio informe por qué Robles no cumple con una medida de seguridad básica como el perímetro cercado.

También pidió detalles al Ejecutivo sobre los planos aprobados, el permiso de obra y el comprobante de pago de los derechos de construcción. . “Nos preocupa que el Ejecutivo haga la vista gorda con estos temas que son básicos para la seguridad. El Municipio tiene que inspeccionar y garantizar que no haya riesgos”, sostuvo Montalvo en diálogo con El DiarioSur

Robles está ubicado sobre Rivadavia a la altura de la calle Quintana. El proyecto queda delimitado por las calles San Luis y Pesoa. El principal riesgo que marcan los vecinos de la cuadra es por la edificación que da a Rivadavia. Ese frente en construcción está completamente expuesto a la calle y no hay ninguna protección para quienes pasan por la vereda.

Una obra polémica y con antecedentes

La desarrolladora de Robles es la empresa Dotorales, cuyo representante es Claudio Andrilli, y su comercialización corre por cuenta de la inmobiliaria Mazzei. Según la información que publican en sus redes sociales, el proyecto apunta a entregar casi 400 departamentos, 50 oficinas y 32 locales. No está claro si el Municipio está en condiciones de cumplir con la demanda de servicios que implicaría esa estructura.

Además del retraso en los trabajos, que empezaron en 2015, ya hay un antecedente de falta de seguridad en el lugar. En enero de este año, un albañil de unos 50 años sufrió una fuerte caída desde unos dos metros y medio de altura. El hombre tuvo una fractura expuesta en una de sus piernas. En ese marco, las autoridades alertaron sobre la precariedad de las condiciones de trabajo para los obreros: no tenían ni cascos ni arneses que los sostuvieran, y tampoco el calzado adecuado.

Comentarios