Jueves 23 de Mayo   04:57 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
San Vicente

Cielo, la primera nena trans de San Vicente, empieza la escuela primaria

Nació como Benjamín, pero desde que tiene un año que se manifestó como niña y hasta eligió su nombre. La familia la apoya y busca visibilizar el caso para evitar la discriminación. La Escuela 1, revolucionada.

Empezó el jardín 901 como Benjamín. Pero este lunes, en su primer día de clases en la Escuela N° 1 de San Vicente, la maestra que pasará la lista de presentes la llamará Cielo. Martínez Escobar, Cielo. El nombre que eligió para ella misma. 

“Desde que tiene un año que empezó a manifestar su nueva identidad, de a poquito. Y hace unos meses nos sentó a su papá y a mí y nos dijo que quería ser una nena: usar el cabello largo, pintarse y poder jugar como las demás nenas”, cuenta Rocío Escobar, la madre de Cielo.  

“Yo soy una nena trans”, define ella, con sus seis años, ante El Diario Sur. Tiene los labios pintados, hebillas en el pelo y calza los patines de la telenovela infantil “Soy Luna”. Es una revoltosa que gira por toda la casa durante la charla. Larga una risa pícara a cada rato, juega con “barbies” y mira Pepa Pig. “Lo que más me gusta es patinar y bailar”, comenta. 

Rocío asegura que en el jardín 901 de San Vicente se dio la “transición” de Cielo. “De a poco empezó a compartir cada vez más con las nenas, a jugar a lo mismo que ellas, a formarse en su fila, a ir a ese baño. Y la maestra me iba contando”, asegura.  

Oriundos de la provincia de Formosa, los padres de Cielo tuvieron resistencias al notar los cambios en su hija. “Yo al principio esperaba que hubiera un giro en su personalidad. Y tuve un estado de depresión porque me costaba aceptarla. Pero hablé con mi marido y nos asesoramos con gente que trabaja temas de identidad de género. Ahí me di cuenta que lo más importante es que ella sea feliz, y que siendo un nene, como Benjamín, sufría. Costó, pero hoy en día todos en la familia la aceptamos de esa forma”. 

La incertidumbre para los Martínez Escobar está enfocada en este lunes, con el comienzo de las clases en la provincia. La ley de identidad de género sancionada en 2012 garantiza plenos derechos para los niños trans e insta a las instituciones educativas a incluirlos y a concientizar a los diferentes miembros de la comunidad sobre su situación. En los últimos días Rocío tuvo varias reuniones con los directivos y docentes de la Escuela 1, y también recibió el apoyo de la ONG Infancias Libres, creada por padres de niños que decidieron cambiar de género. 

“Tengo temor porque en esas cuatro horas de escuela no la voy a poder acompañar. Pero sé que ella es muy decidida y va al frente. El otro día me dijo ‘mami, yo le voy a explicar a la maestra que soy una nena trans y que quiero que me acepten así, como a una nena más’. No lo podía creer”, relata Rocío. 

Cielo por ahora mantiene su DNI de varón, pero su familia asegura que harán el cambio de identidad cuando la niña lo crea necesario. También ya consultan con profesionales para que, en el futuro, pueda incorporar las hormonas necesarias para que su cuerpo se desarrolle como el de una mujer. Con los ojos vidriosos, la madre no tiene dudas: “Lo único que quiero es que ella esté bien. Sé que no es fácil, pero que con el carácter que tiene lo va a lograr”. 

Otras notas de San Vicente

Crece la movida del trap en la zona. Son adolescentes y suman miles de reproducciones

 

Comentarios