Canning | huerta | casa | Canning

Huertas urbanas: una tendencia natural y "anti estrés" que creció en Canning por la pandemia

Cada vez son más los vecinos que comienzan a cultivar y producir sus propios vegetales en sus casas. La cuarentena impulsó este hábito en Canning, que ya cuenta con grupos naturistas en las redes.

El armado de huertas urbanas para satisfacer un porcentaje de los alimentos naturales es una tendencia creciente que en los últimos años comenzó a visibilizarse en cada casa particular. La irrupción de la pandemia del coronavirus facilitó a que el hábito del “autocultivo” empezara a diseminarse progresivamente también por los countries y barrios de Canning.

Si bien las raíces de este movimiento son anteriores a la explosión del coronavirus, el confinamiento ayudó a que muchos vecinos le prestaran especial atención a los beneficios que podría aportar tener una huerta orgánica en el patio de sus casas. La necesidad de ocupar el tiempo en el aislamiento llevó a que en muchos casos cultivar una huerta se convirtiera en un “cable a tierra” para combatir el aburrimiento o el estrés. Mientras que en otros, retomar una tradición familiar.

Huerta 3.jpeg

“En lo personal fue altamente beneficioso dedicarme a desarrollar la huerta porque tuve bajones anímicos en la cuarentena y esta actividad me ayudó a recomponerme y mantener un nivel bueno de energía emocional y anímica, así como también me remitió a mi más tierna infancia, ya que en casa de mis padres había huerta con hortalizas y frutales”, sostuvo Viviana Reale, vecina del country Malibú y una de las aficionadas que se sumó a dicha tendencia.

Plantas malibu.jpeg

Alejandro Moreno es otro de los vecinos que se animó a producir su propia huerta en su casa del country Santa Inés y que además decidió informarse acerca de la importancia de implementar esta actividad naturista puertas adentro de su casa. “Tener una huerta en casa tiene múltiples beneficios y gran importancia en cuánto a lo hábitos de alimentación y culturales. Nos permite tener disponible en nuestro hogar las hortalizas y frutos de estación sin necesidad de tener que trasladarnos a comprarlos con todo lo que ello implica hoy en día”, aseguró. Nos alimentamos de las plantas libres de pesticidas y con la seguridad de como creció esa planta y los cuidados que tuvo”, añadió Alejandro.

Huerta 2.jpeg

Asimismo, el vecino de Santa Inés, detalló que tener una huerta beneficia a la administración de los alimentos: “Tenerlos en la tierra nos permite escalonar el consumo evitando desperdicios, a medida que uno necesita o desea consumir lo corta y el resto queda en la tierra, cuando uno compra si no lo consume de inmediato termina desechando alimentos”.

Huerta 4.jpeg

En ese sentido Alejandra Molina, otra de las vecinas naturistas coincidió con su tocayo y agregó desde su experiencia. “Nos mudamos a una casa quinta de Canning hace 4 años, para que nuestros tres hijos tuvieran contacto con la naturaleza y de ahí nació la idea de crear una huerta para que ellos también supieran de donde salen los alimentos que comen”, recordó y completó: “Nos alimentamos con la huerta y tratamos de inculcarle eso a los chicos evitando siempre que se pueda consumir alimentos procesados en nuestra casa”.

Canning Cultiva

Planta malibu 2.jpeg

El 20 de abril, un mes después del comienzo de la pandemia, se creó la página de Facebook Canning Cultiva y luego el grupo Canning Cultiva Comunidad. El objetivo radicó en reunir personas con experiencia y/o interés en jardinería y huerta, para trabajar en un futuro sobre proyectos vecinales sobre este tema en la ciudad. El grupo tiene casi 100 miembros y mucha actividad; intercambian información, consejos, insumos, semillas y plantines para utilizar en sus casas.

Alejandro Moreno - vecino de Santa Inés

Alejandro Moreno Santa Inés Textual.jpeg

“Compartir esta actividad con los niños y niñas contribuye a la formación del ser humano, mientras que para los adultos es una gran terapia también porque nos permite conectar con la tierra, tocarla y descargar tensiones”, aseguró Alejandro Moreno. “Compartir esta actividad con los niños y niñas contribuye a la formación del ser humano, mientras que para los adultos es una gran terapia también porque nos permite conectar con la tierra, tocarla y descargar tensiones”, aseguró Alejandro Moreno.

Viviana Reale - vecina de Malibú

Viviana Reale Malibu Textual.jpeg

“Apoyo calurosamente el cultivo en huerta, porque el placer de salir y cortar unas hojas de verduras para ensalada o de hierbas para un té no tiene precio. Sólo es cuestión de intentar”, reconoció Viviana Reale. “Apoyo calurosamente el cultivo en huerta, porque el placer de salir y cortar unas hojas de verduras para ensalada o de hierbas para un té no tiene precio. Sólo es cuestión de intentar”, reconoció Viviana Reale.

Dejá tu comentario