Esteban Echeverría | Garbarino | Monte Grande | sucursal

Conmoción por el fallecimiento de una empleada del Garbarino de Monte Grande

Se trata de Gabriela Molinero, empleada de Garbarino durante 23 años. Falleció ayer por leucemia. Había entrado en depresión en el marco de la crisis de la firma.

Gabriela Molinero, empleada de Garbarino durante 23 años, falleció en la noche del pasado miércoles 17 de noviembre a causa de una avanzada leucemia que padecía. Tenía 46 años y comenzó a tener problemas de salud en el medio de la crisis de la empresa, la cual no le abonaba su sueldo desde hacía más de seis meses. Era madre de un joven de 20 años.

Gabriela era una vecina de la localidad de Tristán Suárez que se desempeñaba en la sucursal de la cadena de electrodomésticos Garbarino ubicada en la esquina de Leandro N. Alem y Mariano Acosta en Monte Grande. Allí trabajó desde que abrió por primera vez la sucursal, hace ya 15 años, hasta el último día que estuvo en pie.

empleada garbarino 2.jpg
Gabriela Molinero tenía 46 años, era empleada de Garbarino y falleció el pasado miércoles por una leucemia.

Gabriela Molinero tenía 46 años, era empleada de Garbarino y falleció el pasado miércoles por una leucemia.

Los problemas de salud de Gabriela comenzaron hace varios meses cuando, en medio de la crisis que atravesaba la empresa con el pago de los sueldos a sus empleados, entró en un cuadro depresivo del que no pudo salir. “Día a día estaba más triste, más deprimida. Su vida era el trabajo”, le manifestó una ex compañera de Garbarino a El Diario Sur.

El 28 de octubre de este año, familiares la llevaron al Hospital Eurnekian de Ezeiza. Si bien no pudieron realizar un diagnóstico, notaron que su estado era de gravedad y la trasladaron al Hospital del Bicentenario en Monte Grande para realizarle estudios de mayor profundidad. Allí le confirmaron que padecía de leucemia.

empleada garbarino 1.jpg
Gabriela Molinero, junto a amigas y compañeros de Garbarino en la sucursal de Monte Grande.

Gabriela Molinero, junto a amigas y compañeros de Garbarino en la sucursal de Monte Grande.

El cuadro de Gabriela Molinero era tan delicado que a menos de 20 días de haber ingresado en internación en el Hospital del Bicentenario, finalmente falleció el último miércoles 17 de noviembre. Su partida generó dolor y conmoción no solo en sus familiares, sino también en muchos compañeros de Garbarino que pasaron por la sucursal durante estos años.

“Gabriela vivía en el fondo de la casa de su mamá. Ella crio a su hijo sola porque el papá nunca se hizo cargo. Daba la vida por su hijo y trabajaba para darle todo. Era una persona responsable y comprometida, iba enferma, el día de las fiestas familiares y jamás faltaba. Su vida era Garbarino, vivía para Garbarino”, describió la ex compañera de trabajo.

Cierre final del Garbarino de Monte Grande: incertidumbre por el futuro del local

El pasado 29 de octubre, se realizó el desguace de la sucursal de Garbarino en Monte Grande, la cual quedó cerrada de forma permanente y con el local desmontado. De los 25 empleados, solo dos todavía no recibieron el telegrama de despido. Gabriela tampoco había llegado a recibirlo.

A nivel nacional, la firma despidió a casi 1.800 empleados y ya no le quedan locales a la calle, de los 246 con los que contaba a mediados del 2020. La cadena de electrodomésticos acumula deudas, demandas judiciales, pedidos de quiebras, embargos y más de un semestre de sueldos impagos.

Dejá tu comentario