Esteban Echeverría | denuncias | Monte Grande | violencia de género

El calvario de una vecina que acumula denuncias contra su ex marido

Gabriela Quiroga convivió durante 26 años y tuvo ocho hijos con el hombre que hoy la amenaza de muerte. Consiguió una perimetral pero advierte que el agresor no la respeta.

Gabriela Quiroga extiende sobre el mostrador de su tienda de ropa todas las denuncias por amenazas, intento de homicidio y violencia de género que tiene formuladas en contra de su ex marido, con quien compartió 26 años de su vida y tuvo ocho hijos. Los documentos no entran en la mesa; y el temor de ella ni siquiera entra en toda la habitación.

En los primeros 50 días de 2021 hubo 43 femicidios en Argentina; uno cada 26 horas. Gabriela, que tiene 40 años y es vecina del barrio Cementerio de Monte Grande, no quiere que su nombre aparezca en esa lista de mujeres asesinadas.

El calvario que vive es de larga data y continúa hasta el presente. Esta semana, sin ir más lejos, el último episodio de violencia involucró a su actual pareja, Leonardo, que trabaja como remisero. Una camioneta lo interceptó cerca de la estación de trenes de El Jagüel durante su horario laboral. Primero dudó, pero luego pudo identificar al conductor: era R.A., el ex marido de Gabriela.

Lo persiguió e intentó hacerlo chocar desde la estación hasta el paso bajo nivel de Cervetti, a lo largo de la Ruta 205. Leonardo tuvo que hacer varias maniobras peligrosas para llegar al destacamento local de Gendarmería Nacional, donde alertó a las autoridades. Hizo la denuncia y se abrió una causa por “Intento de homicidio”.

Gabriela Quiroga empezó a denunciar a R.A. a fines de 2019, cuando terminó su relación después de 26 años juntos. “Él anda armado, y me amenazó de muerte. Soporté cualquier cantidad de golpizas. Me llegó a poner la mano en la mesa y con una cuchilla decirme que me la iba a cortar”, explicó a El Diario Sur la denunciante.

Cada episodio violento que atraviesa Gabriela termina con ella en la comisaría, haciendo la denuncia. Así, con los años apiló decenas de documentos con su relato de cada martirio que le tocó vivir.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fahoraquesinosv4%2Fstatus%2F1362779123890978819

Después de la separación, R.A. siguió viviendo en la casa que compartían durante otros ocho meses. En el frente de esa vivienda, Gabriela tiene su local de ropa en el que trabaja todos los días.

Recién en agosto de 2020 la Defensoría Civil Nº10 de Esteban Echeverría dictó que Gabriela pudiera recuperar su hogar. También se le prohibió a R.A. acercarse a menos de 200 metros de la casa; restricción que el hombre no cumpliría, según denuncia la víctima, ya que se aparece con frecuencia en el frente del comercio para amedrentarla. Cabe destacar que, a pesar de todas las denuncias, el acusado nunca fue demorado ni detenido.

Dos días antes de esa resolución, la vecina había hecho una nueva denuncia en la que dejó asentado que su ex marido la amenazó por mensaje: “Te voy a matar, después voy a prender fuego el local. Si se tiene que pudrir, que se pudra”, se lee en el chat.

“Ya perdí la cuenta de cuántas veces fui a la comisaría. No puedo salir a la calle sola porque no sé si voy a volver. No sé hasta dónde puede llegar. Las veces que me salvé de que me mate a palos fue porque lo pararon mis hijos”, completó Gabriela, que insiste con la necesidad de recibir ayuda para que su caso no se convierta en otro femicidio evitable.

Dejá tu comentario