Esteban Echeverría | Monte Grande | pool | locales

La resistencia de los pools de Monte Grande: fueron furor y ahora son lugares de culto

En los 90 no había un buen bar de Monte Grande que no tuviera una mesa de pool. Hoy, las cervecerías desplazaron por completo al tradicional juego.

El Diario Sur recorrió los pools más representativos de Monte Grande que a pesar de las dificultades económicas, los cierres por la pandemia y la competencia de nuevas ofertas en entretenimiento, estos locales tradicionales en la ciudad lograron ganarle al del tiempo y a las modas.

La actualidad de los pool más icónicos de la ciudad

Leer También:

Monte Grande: sufrió dos ACV, perdió parte de la movilidad y organizan un festival para ayudarlo

El Tano tiene sus mesas habilitadas desde 1963

Las más antiguas s son las mesas del bar “El Tano”, que en 1972 abrió sus puertas en el local de Alem, pero en 1963 habían abierto sobre Ascasubi al 50. Originariamente perteneció a “la tana”, Ana Manetta, y hoy está al frente del negocio su nieto Dario Camplese.

Durante estos cuarenta años, contaron, el pool ha tenido idas y venidas, incluso durante unos cuatro años decidieron dejar de ofrecer a los clientes la posibilidad de jugar. Sin embargo, hace aproximadamente seis meses Darío decidió renovar todo el espacio, dejando las mesas de pool a la vista de los comensales (antiguamente una pared dividía los salones).

Hoy el bar, que también es cafetería y restaurante, se distingue porque un viernes cada 15 días organizan torneos de pool en la que compiten entre 20 y 30 parejas. Quienes quieran participar tendrán que llamar por teléfono al 4296-7038, porque “El Tano” no cuenta con redes sociales ni WhatsApp. La ficha de pool está 100 pesos.

bar-el-tano.JPG
El icónico bar

El icónico bar "El Tano" de Monte Grande, organiza torneos de pool un viernes cada 15 días.

“En los 80 había pooles hasta en la farmacia”

“La Academia” nació en 1985 y fue llamada así por Racing Club de Avellaneda. A partir de 1994 Domingo Mazza se hizo cargo del negocio por su amor al billar. Actualmente en su local conserva tres mesas para este juego y 11 de pool. Según contó, los jóvenes suelen elegir más estas últimas, mientras que al billar juega un grupo habitual de amigos, que cuenta con equipos profesionales para hacerlo.

Domingo analizó entre risas que en los 80 “había pooles hasta en la farmacia”, pero que con el paso del tiempo eso fue mermando. En este sentido, estimó que los costos de mantenimiento de las mesas puede ser un factor en el cierre de estos espacios: “El billar dejó de ser rentable”.

A diferencia del pool, el billar se juega con tres bolas; el jugador debe golpear con su bola a las otras dos para ir sumando puntos. Al respecto, Domingo contó que es un juego sumamente antiguo caracterizado por su estrategia. El costo de la mantención de las mesas, explicó, es bastante caro ya que las bandas tienen un proceso de calefacción y el paño es difícil de conseguir.

“La Academia” abre a partir de las 15 horas y las mesas se alquilan por hora y fracción a $400 pesos. Domingo contó: “La juventud elige el pool. Están los que vienen a jugar realmente y los que se vienen a divertir con amigos y a pasar un rato”.

la academia.JPG

"La Academia" conserva tres mesas de billar, un juego de estrategia que solían jugar los reyes.

En Zodíaco reciben a padres con sus hijos

Otro pool representativo de la zona es “Zodíaco”, que hace 27 años abrió sus puertas a pocas cuadras de la Plaza Mitre de Monte Grande. A causa de la pandemia cerraron y en marzo de este año reabrieron para alegría de sus clientes.

El local es atendido por su dueño Víctor Luque Yafar y su mamá, Graciela Yafar. Según contaron, se distinguen por ser un ambiente familiar: “A las cuatro, cuando abrimos, hay padres que vienen con nenes de 10, 11 años. Les enseñan, les compran los tacos y ellos enloquecidos”.

Promediando la noche, relató Víctor, comienza a llegar el público adulto. Frecuentemente realizan torneos entre los cliente habituales “para entretenerse” y se entrega un trofeo a modo de premio. Con el paso de los años, reflexionaron sus dueños, ha pasado mucha gente por el pool, pero lo que más les importa es que el ambiente sea el mismo.

“En otra época había más furor pero por suerte seguimos después de tantos años. Vamos bien”, celebró Víctor. Su madre, en tanto, confesó que le cuesta creer que su local haya perdurado tanto tiempo. “En una época venía un nene de 13 años con su mamá, ella trabajaba y me lo dejaba a mí. Se quedaba conmigo en la cocina. Hoy tiene 40 años y cada tanto pasa a saludar”, expresó emocionada.

zodíaco.JPG
Tras 27 años en el negocio, los dueños de "Zodíaco" trabajan para generar un ambiente familiar en el local.

Tras 27 años en el negocio, los dueños de "Zodíaco" trabajan para generar un ambiente familiar en el local.

Dejá tu comentario