Esteban Echeverría | Monte Grande | Cata | Panadería

Monte Grande: murió "Cata", de la histórica panadería Dieguito, que atendía junto a su esposo Benito

La vecina de Monte Grande fundó el local hace 35 años junto a su esposo, Benito, quien también falleció a mediados del años pasado.

Una triste noticia conmocionó a los vecinos de Monte Grande: el pasado viernes murió "Cata", una vecina que tenía una panadería junto a su esposo hace 35 años. El local se encuentra ubicado en la calle Francisco Narciso de Laprida 788 y, si bien lleva el nombre de "Confitería Dieguito", es más conocido como "Lo de Cata" debido a que la mujer atendió a los clientes durante todos estos años y se convirtió en una persona muy querida, al igual que su esposo.

Murió "Cata", de la histórica panadería Dieguito

Catalina, de apellido Kozak, tenía 90 años al momento de su fallecimiento. Su pareja, Benito Luján, tenía 80 cuando murió, en julio del año pasado. "Estamos destruidos porque después de una vida dedicada a todo esto en menos de un año se nos fueron los dos", expresó en diálogo con El Diario Sur Diego, el hijo de la pareja.

"Igual acá estamos y vamos a continuar con su legado. Sabemos que esto era su vida y vamos a hacerle honor", aseguró Diego, quien actualmente se encuentra a cargo del local.

image.png
La vecina de Monte Grande fundó el local hace 35 años junto a su esposo, Benito.

La vecina de Monte Grande fundó el local hace 35 años junto a su esposo, Benito.

Su historia

En un comienzo, Catalina y Benito decidieron comenzar a vender los productos de pastelería que preparaban en su propia casa, dejando a los clientes mismos entrar y ver la elaboración.

“Desde un principio hicimos todo con amor, como me había aconsejado mi amigo pastelero”, había asegurado Benito Luján en una entrevista con El Diario Sur, realizada en abril de 2023. Él fundó la confitería "Dieguito" junto a su esposa, Catalina Kozak, en diálogo con El Diario Sur.

Hasta sus últimos días, ella continuó atendiendo a los clientes, mientras que él se encargaba de hacer las compras, ya que desde hacía tiempo que no podía seguir cocinando. “Yo quiero hacer algo vinculado al local porque me gusta mucho, además ya estoy acostumbrado a levantarme temprano”, había explicado Benito.

“Yo trabajaba en Firestone, pero quería aprender otra cosa para progresar. Siempre me gustó la idea de tener un negocio, y más una panadería”, había rememorado el vecino, quien también comentó: “Un amigo pastelero trabajaba en una confitería Loma Verde y después de su jornada laboral venía hasta Monte Grande para enseñarme. Gracias a él aprendí todo”.

Con el paso del tiempo, se decidió a dejar su trabajo y abrió el negocio. “Era un riesgo enorme, pero yo estaba dispuesto porque mi esposa me ayudaba y me daba coraje”, había asegurado.

Actualmente, el único hijo del matrimonio, llamado Diego, es quien se lleva adelante la panadería. Cabe destacar que el local lleva el nombre de “Dieguito”, pero los vecinos lo conocen como “Lo de Cata”.

image.png

Leé también: El Taller "Los Horneritos" de Luis Guillón pide ayuda a los vecinos: dan trabajo a personas con discapacidad

Dejá tu comentario