ECHEVERRIA DEPORTES

El hombre que respira fútbol

Cubrió todos los mundiales desde 1958 hasta la actualidad lo que le valió un reconocimiento especial de la FIFA y si bien no jugó al fútbol profesionalmente podría decirse que su nombre es una de las primeras asociaciones que pasa por la mente al hablar de fútbol. Su trayectoria, presente y también futuro.
viernes, 29 de mayo de 2015 · 15:23
A los 8 años repartía diarios en el barrio de Flores, y a los 15 era cadete en Radio El Mundo, donde llegó a ser gerente comercial y también interventor de la filial que la emisora tenía en la provincia de Jujuy. En 1950, se integró  al plantel de periodistas de la radio y  poco después, en el equipo del programa Rumbo al estadio. Como periodista asistió a quince Copas Mundiales de Fútbol, siendo la primera el Mundial de Suecia 1958.
En su profesión de comentarista pasó por varias emisoras: Colonia,  Belgrano, Provincia, Rivadavia (con José María Muñoz), Mitre, La Red. Actualmente se desempeña en Radio del Plata. Más cerca del anecdotario personal que de la literatura, en 1996 publicó el libro Mi visión del fútbol. En medios gráficos colaboró en las revistas Diez Puntos y El Campeón, y en los diarios Noticias Gráficas, Convicción y La Nación.
En 1966 pasó a la televisión, realizando trasmisiones en Canal 7 junto a Horacio García Blanco. Transmitían la divisional Primera B del fútbol argentino los sábados por la tarde. Para el Mundial de Inglaterra de 1966 condujo un programa emitido en radio El Mundo, transmitido en vivo para Argentina.
Condujo Fútbol de Primera por Canal 13 hasta su última emisión a fines de 2009. Durante la Copa Mundial de Fútbol de 2010, transmitió para Fox Sports y escribió artículos para el Diario Clarín. Participó en el programa 90 Minutos de Fútbol, de Fox Sports, los días lunes y viernes. A partir de marzo de 2013 se incorporó a la cadena TyC Sports como comentarista.
En agosto de 2013, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires lo declaró "Personalidad Destacada del Periodismo Deportivo de la Ciudad de Buenos Aires".
¿Jugó al fútbol? ¿Qué representaban los torneos Evita en su época? 
-Jugaba en los potreros y ahí andaban los delegados buscando chicos para los clubes. Mi papá me decía: "No vayas a firmar ningún papel”. Me quedó grabado y nunca fui, aunque tenía ganas. A un Mundial se que no hubiese llegado, pero me hubiera prendido, a una Primera División habría llegado. Para mí fue entrar en una cancha de verdad, con arcos y pasto, porque en los potreros no existía el pasto, era vestirse con uniforme, ser un mini jugador. También te daba la chance de detectar enfermedades, porque se hacía una revisación médica. Jugaba de cinco o de ocho, era generoso, de gran despliegue y veía bien lo que pasaba en la cancha. Arriba estaba Sanfilippo, que ya metía goles. También cobrábamos por él, porque José se peleaba y como era muy chiquito para defenderse nos teníamos que meter nosotros y él se abría.
Vivió quince mundiales. ¿Qué comparación puede hacer entre ellos?
- Todos tienen características diferentes porque en ese momento nuestro país y otros países también estaban en condiciones distintas se vivían circunstancias que los separaban y los distinguían. De todas formas siempre los que quedan más grabados en el recuerdo son los del éxito de la selección nacional sobre todo la del 86 en calidad de visitante. Cuando gana la selección del país de uno, pareciera ser que el trabajo que uno realiza como tiene continuidad y llega hasta el final también tiene mejores resultados.
¿Y los mejores jugadores?
 - Son sesenta o setenta  años de fútbol… Para mí hay uno por década, y la comparación es difícil, pero si tengo que elegir lo pongo primero a Alfredo, porque fue mucho más útil que nadie al funcionamiento colectivo. Alfredo fue un jugador subestimado en la Argentina, porque no se lo vio y porque eligió el recurso que quería ampliar. El tenía una gran velocidad y enfrentaba a marcadores grandes y fuertes, entonces me decía: "Estos no me van a agarrar, se las toco por un lado, paso y la busco por el otro”. Esa misma simpleza tenía Pelé, que decía: "Adelanto la pelota, paso, y no doy la ventaja de la gambeta para que me golpeen”. Después de Alfredo, Pelé y tercero Diego.
¿Qué siente cuando la gente compara a Maradona con Messi, o a Maradona con Pelé?
-La gente sobre todo el aficionado al fútbol se la pasa comparando, son puntos de vista pero hay que tener vistos a casi todos aquellos que comparan. Para nosotros lo más reciente es compararlo a Messi con Maradona. 

Comentarios